“Los que salen a instalar mesitas fueron socios de una gestión que casi hizo desaparecer a la Municipalidad”

Calificaron al ex ministro de Obras Públicas, Cristino Caballero, como “responsable intelectual” de las privatizaciones de los servicios de energía y agua potable.
El ex concejal justicialista Jorge Bazán calificó de una actitud meramente electoralista la estrategia de referentes de la oposición, quienes se aglutinan en “una pálida proyección local de la Unión Democrática en ciernes”, mencionando entre ellos al ex intendente Gabriel Hernández y al ex ministro de Obras Públicas, Cristino Caballero, calificando a este último como “responsable intelectual” de las privatizaciones de los servicios de energía y agua potable, ante los hechos suscitados como consecuencia de la vigencia del nuevo cuadro tarifario energético.

“Los que hoy salen a instalar mesitas en las avenidas de Formosa fueron socios de la olvidable gestión de Hernández, que casi hizo desaparecer a la Municipalidad capitalina, mientras que el ex ministro fue el responsable intelectual de los Pliegos de Concesión que otorgaron a las empresas prestatarias ventajas increíbles en desmedro del servicio y en definitiva de la gente”, puntualizó.

Recordó que “a finales de los noventa Caballero pretendió entregar por concesión el servicio de higiene urbana y el estacionamiento medido a una empresa bonaerense que no gozaba, por decirlo en términos elegantes, de los mejores pergaminos y antecedentes para ello. Aunque la Ley de Municipios lo impedía expresamente, el jefe comunal de entonces insistía y hasta llegó a firmar el contrato respectivo, por el cual hasta las motos iban a pagar por estacionar y los vehículos de los frentistas alejados del centro también. Había que recaudar a toda costa, aunque la propuesta fuera inviable, injusta e ilegal”.

“El arreglo tuvo que ser fulminado mediante la impugnación presentada ante la justicia por concejales justicialistas que lograron parar oportunamente una verdadera aberración. Este mismo ex funcionario había sido el brazo ejecutor de la privatización de la energía y el agua potable”, sostuvo.

Hizo notar seguidamente que “en el año 99 lo reemplazó otro intendente que no le fue en zaga en cuanto a desaciertos ni tampoco su voraz recaudatoria. El Dr. Gabriel Hernández llegó a plantear, aunque finalmente jamás pudo imponer, una modificación del Código Tributario, que suponía la aplicación de una especie de ingresos brutos de índole municipal, que hubiera servido para gravar, mediante determinadas alícuotas, cualquier tipo de venta de bienes y servicios, dejando de lado la premisa que las comunas solo pueden crear tasas a cambio de servicios específicos, pero no impuestos”.

“Alegremente, muchos de los que hoy salen a instalar mesitas fueron socios y defensores acérrimos de aquella olvidable gestión que destruyó los cimientos mismos de la institución municipal”, remarcó.

Miraban para otro lado

Al mismo tiempo, Bazán indicó: “El senador nacional por la minoría y los diputados provinciales que ahora se rasgan las vestiduras en pos de los ciudadanos, miraban para otro lado cuando el Dr. Hernández pretendía aplicar, entre otros, un impuesto a la venta de medicamentos, los certificados de fondo de reparo de la obra pública y los créditos inmobiliarios”.

“No había seguramente una red solidaria que les hiciera ver que ello era, desde todo punto de vista, una vergüenza indefendible. Como el texto mismo del famoso Código propuesto, mal copiado de otras latitudes, que gravaba también las minas de carbón (sic) existentes en la provincia”, sostuvo.

Al reiterar sus críticas a la estrategia de los referentes opositores, hizo notar que “así que como el tiempo todo lo cura y la memoria colectiva es frágil, en el inicio mismo de este año electoral se amontonan todos en un mismo “frente”, que se constituye tal vez en la pálida proyección local de la “Unión Democrática” en ciernes”.

“El ex ministro despotrica sin reconocer los actos propios y los legisladores del momento ven la paja en el ojo ajeno, soslayando las toneladas de viga que aún hoy obnubilan sus desesperadas estrategias”, sentenció, para finalmente señalar que “apelan a la amnesia de la gente, esperando que la providencia eche un manto piadoso de olvido sobre aquellos días tormentosos en que la Municipalidad estuvo a punto de desaparecer”.-

Comentá la nota