Los salarios se mueven pese a la crisis

Los aumentos de sueldos negociados en distintas ramas de la economía promedian el 17,9 por ciento, de acuerdo con un informe del Ministerio de Trabajo. Se anticipa una próxima convocatoria al Consejo del Salario Mínimo.
En un escenario laboral tensionado por la desaceleración en el nivel de actividad, se firmaron 88 convenios colectivos de trabajo en lo que va del año. Los aumentos salariales promediaron el 17,9 por ciento, cerca de la referencia del 15 por ciento marcada por el Gobierno, y comprendieron a más de tres millones de trabajadores. Las negociaciones se destacan por la heterogeneidad sectorial en el plazo de los acuerdos, entre seis meses y un año, y en la forma de las mejoras salariales, porcentajes o sumas fijas que pueden o no ser remunerativas. Desde el Ministerio de Trabajo reconocen que la incertidumbre retrasó las negociaciones salariales: el año pasado durante el primer semestre se firmaron cerca del doble de convenios. Pero enfatizan que durante las crisis anteriores las paritarias desaparecían de escena.

"Mientras que en el resto del mundo avanza la destrucción de puestos de trabajo, nosotros seguimos discutiendo aumentos y convenios colectivos", sostuvo el titular de la cartera laboral, Carlos Tomada. La cantidad de acuerdos logrados para el primer semestre es inferior a la cifra alcanzada en el mismo período de 2008, cuando se firmaron alrededor de 150 convenios. "En las anteriores crisis directamente se suspendían las negociaciones salariales y de hecho ésas eran las expectativas para gran parte del sector empresario este año", apuntó.

Durante los ’90 se firmaron en promedio 200 convenios por año, pero fueron en su mayoría acuerdos en el ámbito de las empresas, con coberturas limitadas que se convirtieron en el espacio de convalidación de condiciones de trabajo flexibles. La negociación colectiva se creó en 1953 y lleva 21 años ininterrumpidos de continuidad. Entre 1953 y 1987 las negociaciones se vieron perjudicadas por las prohibiciones de los gobiernos militares y las limitaciones impuestas por los gobiernos democráticos.

En lo que va de este año, los aumentos salariales oscilan entre 15 y 25 por ciento. El sector de la construcción, con alrededor de 400 mil trabajadores, acordó un incremento en dos etapas: 9 por ciento en junio y 6 por ciento acumulativo en octubre. El gremio de Comercio, el más importante de la actividad con un millón de trabajadores, fijó una asignación mensual no remunerativa de 300 pesos a partir de abril. Además ya cerraron sus acuerdos los sindicatos del transporte automotor de pasajeros, industria alimentaria, bancarios y calzado, entre otros. Anteayer, las cámaras patronales del sector metalúrgico accedieron, por intimación del Ministerio de Trabajo, al pago de 500 pesos no remunerativos a cuenta de la presente negociación abierta hace más de 90 días. La paritaria continúa en una rama donde muchos subsectores se encuentran subsidiados por el Programa de Recuperación Productiva y otras empresas mantienen elevados márgenes de rentabilidad. Hoy comienza a negociar el poderoso sindicato de camioneros y algunas empresas, como Techint, insisten con recortar salarios a los trabajadores fuera de convenio, no sindicalizados.

Tomada reconoció que está en agenda una próxima convocatoria al Consejo del Salario Mínimo. En un escenario de mayor conflictividad laboral, las paritarias comprenden a 2,5 millones de trabajadores asalariados. El 98,8 por ciento correspondió a acuerdos por ramas de actividad. Para obtener el número total se deben adicionar 600 mil docentes de educación normal a los que se les fijó el salario mínimo antes del comienzo del ciclo lectivo. Así se llega a la cifra de 3.117.000 trabajadores cubiertos por las negociaciones. Según el ministro, en el segundo semestre aquellos que cerraron por seis meses van a prolongar los acuerdos.

Comentá la nota