Salarios: CTA Chaco quiere una base del 25%

La CTA quiere un piso de 25 % en las discusiones salariales. Además expresó que en el Chaco deben implementarse políticas públicas para combatir el núcleo duro de la pobreza y la desigualdad. Insistieron en que la CTA ya está legitimada como representación de los trabajadores en todos los ámbitos.

En un comunicado firmado por el secretario general Hugo Rodríguez y el secretario gremial Sergio Soto, los dirigentes ratificaron las afirmaciones del secretario general de CTA nacional, Hugo Yasky, referidas a que los trabajadores en las negociaciones paritarias nacionales el piso mínimo de incremento salarial tanto para los trabajadores del sector estatal como de los privados debería ser de por lo menos un 25 por ciento al inicio del año.

En este mismo sentido declararon que los salarios de los trabajadores no son prenda de cambio de la tasa de ganancias de los empresarios y en particular señalaron que en el Chaco en la discusión salarial con los trabajadores del Estado es fundamental esta sea parte de una política de redistribución del ingreso público, visto que los salarios de los trabajadores estatales en una provincia empobrecida por las políticas neoliberales implementadas- dinamizan el proceso económico.

Además la CTA del Chaco reclamó explicitar y ejecutar políticas públicas que apunten a resolver los graves problemas derivados de las desigualdades existentes, visto que no habrá construcción de ciudadanía democrática, ni Pacto Social posible sin tener en cuenta su superación.

Estas van desde la creación de empleo genuino hasta la promoción de formas de organización económica que fomenten el ejercicio de la solidaridad y el cooperativismo, es decir el desarrollo de la economía solidaria, hasta la implementación de políticas universales en materia de ejercicio de derechos básicos como lo son el acceso a la educación y la salud pública.

Al igual que su par nacional- Rodríguez, en referencia al reconocimiento de la CTA señaló que “la libertad y democracia sindical son fundamentales para dar un nuevo esquema al sindicalismo argentino”, aunque “de hecho estamos reconocidos como CTA, pero es mejor tener los papeles, que sea de derecho”.

Los gobiernos pueden cambiar o las miradas de los ministros pueden cambiar, y siempre dependeríamos de esto y por eso es necesario de aquí en más haya un nuevo estatus para el movimiento sindical”.

Comentá la nota