Salamanca: Reflejo de desidia y abandono

La Salamanca, paseo ribereño ubicado al noreste de la ciudad, es desde hace varios años y acentuado en la realidad, la muestra de la desidia y el abandono de uno de los lugares más preciados que tenía Concepción del Uruguay.
En el tiempo han quedado aquellos momentos donde se podía disfrutar de un grandioso espacio verde, circundado por las aguas del arroyo El Gato donde se podía admirar el paseo, la imagen ribereña y pescar sobre las rocas. Era el sector que más de un uruguayense elegía para tomar fotos que quedarían en el recuerdo, como enlaces y cumpleaños de quince. Fue el paseo obligado de los domingos, donde mientras los adultos tomaban mate, los chicos jugaban entre la magia que otorgaba la naturaleza.

Fue también lugar de realización de eventos como la recordada Expo, propuesta que despertaba el interés de muchos por la variedad de su programación. Allí actuaron cantantes como César Banana Pueyrredón, Sergio Denis, Los Fabulosos Cadillacs, por mencionar sólo algunos que vienen a la memoria. Pero lamentablemente, es precisamente hoy, un recuerdo. Las enormes plazoletas verdes donde se erige el conocido monumento Las Manos están cubiertas de pastizal y es nulo el mantenimiento de parte de la comuna. El parque infantil ubicado al frente es también otra muestra clara de la falta de cuidado y recuperación de un predio que en la actualidad, podría ofrecer una alternativa para la comunidad y los visitantes que no tienen playas para recrearse.

El lugar en su conjunto es el reflejo del abandono porque de los grupos de bungalows que supieron albergar turistas sólo quedan entre la enorme maleza, algunos pocos ladrillos. Lo propio ocurrió con el restaurante, nada queda en pie. Todo se perdió.

Fue durante la gestión del entonces intendente José Lauritto donde hubo iniciativas privadas que apuntaban a recuperar La Salamanca. Esta propuesta, que fue analizada en el seno de la comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante quedó dormida en los cajones, seguramente porque la crisis del 2001 frenó cualquier posibilidad de inversión, pero tras sucesivos gobiernos, nada más se supo sobre la posibilidad de recuperar este preciado lugar.

También se habló de la posibilidad de llevar los boliches para que los jóvenes estuvieran concentrados en un solo sector, proyecto que tampoco prosperó.

Lo cierto es que La Salamanca, , lugar de encuentro para el baile de los diablos según marca la leyenda, fue asolada no sólo por quienes encontraron provecho de la edificación existente sino que fue dejada a su suerte convirtiéndose en espacio para la inseguridad y clara imagen de abandono.

Comentá la nota