La Salada Gran Posadas es el nuevo concurrido paseo de compras

La Salada Gran Posadas es el nuevo concurrido paseo de compras

La primera semana de marzo abrió sus puertas al público en la ciudad capitalina La Salada Gran Posadas, que está ubicada sobre la avenida Alicia Moreau de Justo (ex ruta 213) a pocos metros de su intersección con la avenida Cabo de Hornos, y que según había anticipado Luis Medina, encargado de los comercios; en esta primera etapa tendrá 84 puestos, ampliándose después para llegar a 120.

Desde AgenciaHoy realizamos un relevamiento del paseo de compras, dialogamos con los vendedores y comerciantes, al igual que con las personas que se acercaron a conocer la nueva propuesta de compras que posee ahora la ciudad  que tanto temor generó en los comerciantes capitalinos por una posible “competencia desleal”.

Gladis Colman, vendedora de una de los muchos puestos de indumentaria de La Salada Gran Posadas, expresó que una de las causas que la movilizó para levantar su puesto allí fue la posibilidad que le ofrecieron desde La Salada Misiones, de Candelaria, donde también tiene su puesto.

Respecto a las ventas, la comerciante aseguró que son positivas, y agregó: “tenemos buen precio, porque tenemos precio mayorista a partir de tres prendas; que tienen un valor de entre diez y quince pesos cada una, si se va a llevar uno sólo”.

Además, Colman contó que en los primeros días de venta hubo mucho movimiento de personas, aunque no todas fueron a realizar compras, sino que a conocer el lugar y las propuestas de precios.

Asimismo, detalló que al ser la misma empresa de Candelaria, con los mismos vendedores, los días de atención al público están divididos en de la siguiente manera: de 9:00 a 21:00, los días viernes y sábado en Posadas; y los jueves de 17:00 a 22:00 y domingos de 7:00 a 16:00 en Candelaria.

Roberto González, encargado de prensa y relaciones públicas de La Salada comentó que el día 27 de febrero se hizo la entrega simbólica de la llave, permitiendo a cada vendedor poner en punta su local.

“Con respecto al público, no voy a decir que nos desbordó porque teníamos una expectativa grande, pero como en Candelaria estamos acostumbrados a trabajar en un cuarto de manzana, y en Posadas tenemos una superficie que es grande, pero no de la inmensidad de Candelaria; fue avasallante”, describió González.

Por esta razón, para el primer día de venta en la ciudad capitalina –según sostuvo el encargado de prensa- ´los puesteros´ debieron ir por la tarde en busca de más mercaderías porque las que suelen traer para un día de trabajo no fueron suficientes.

En esa misma línea, explicó que “por lo general, todos los puesteros están trabajando muy bien. Los puesteros desarrollan sus actividades dentro de sus puestos, en los cuales no tiene injerencia la empresa, entonces por ahí hay puesteros que venden más que otros, porque por ejemplo, los que venden remeras, por el clima que tenemos, hoy son los que más están vendiendo. Y los que están vendiendo jeans no lo hacen tanto como los de remeras; pero todos están vendiendo”.

Por otro lado, González reveló que el paseo de compras posee también un patio de comidas, que funciona al lado de La Salada, por la calle Venezuela; y que el día de la inauguración, a las 16:00 se había quedado “totalmente sin mercaderías”. “Está habilitado para los puesteros en sí, como para aquellas personas que vienen a hacer sus compras”, manifestó.

Con lo que respecta al estacionamiento del lugar, el encargado advirtió que el terreno lindante es simplemente un espacio verde y que no está habilitado como un playón para vehículos. Aún así, dijo: “nosotros, para mejor acomodamiento de las personas, hemos hecho un cerco perimetral para que los puesteros, cuando llegan a la mañana, bajen sus mercaderías y después saque el vehículo, porque es un espacio público. En el transcurso del día no dieron a basto las calles adyacentes, entonces nos vimos obligados a que los autos estacionen ahí”.

La mirada de los consumidores

Ada Gauna, entrevistada sobre los precios, opinó: “son accesibles, realmente; encontré remeras y chombas para chicas re baratas. Hay muchos productos, y de calidad más linda mayor precio, pero está lindo”.

Victoria La Cruz, otra cliente del barrio San Jorge, puntualizó que para los habitantes de la zona los precios son muy buenos, al igual que la atención. “Es económico para nosotros, con los salarios que cobramos que son muy bajos. Se puede vestir tanto uno como a los chicos, y a toda la familia, y todavía te sobra, unas monedas, pero sobra”, refirió la vecina.

Coment� la nota