La sala “Santa María” se amplía

A mediados de este mes comenzarán a construirse dos consultorios y un baño. El objetivo es mejorar la atención del número siempre creciente de asistentes.

La sala “Santa María” de la localidad de Pueblo Nuevo comenzó a tomar forma a principios de la década del 80. Más de 25 años después, sus responsables se encuentran abocados a la inminente ampliación edilicia del espacio ubicado en la calle Tropero Moreira, a escasos metros de la parroquia y de la sede del grupo Scout.

La construcción, que comenzaría a mediados de este mes, incluirá dos consultorios y un baño. Por el momento, los impulsores de los trabajos se encuentran abiertos a donaciones de materiales para llevar a cabo la obra.

El proyecto busca mejorar la capacidad edilicia de la sala, que diariamente brinda atención a una cantidad aproximada de 50 vecinos. Los responsables de este centro de atención primaria calculan que mensualmente unas 1600 personas asisten al lugar.

“Tenemos tres consultorios. Nos encontramos con un cuello de botella, donde la gente tiene que estar esperando un tiempo prolongado. Con dos consultorios más y poniendo alguna otra enfermera descomprimiríamos el problema. La población va creciendo. Sobre todo en los últimos años ha crecido a pasos agigantados, y nosotros tenemos que estar a la altura de las circunstancias”, explicó a EL CIVISIMO Luciano Segura, integrante de la Comisión Amigos de la sala “Santa María”.

Con el objetivo de concretar la necesaria ampliación, ya se realizaron pedidos de donaciones a comercios e industrias de la zona. Hasta el momento, los resultados son por demás de alentadores, a tal punto que en 15 días comenzarían los trabajos. De cualquier manera, todavía faltan algunos materiales para la construcción: arena, cemento, hierro, entre otros.

“Ya tenemos donaciones, gente que se comprometió a ayudarnos. Si arrancamos a mediados de este mes, calculamos que en dos meses, dos meses y medio, estaríamos terminando”, informó el presidente de la comisión, Juan Bonetti.

Al aporte de comerciantes de la zona, se suma la colaboración de los socios de la sala. El espacio cuenta con un total de 800 socios, que en la práctica son grupos familiares que aportan una cuota mínima para solventar “la salita”.

UN POCO DE HISTORIA

Los orígenes de la sala “Santa María” se remontan a 1980. Ese año, las gestiones de un grupo de vecinos lograron dotar de gas a la localidad. Cumplido ese objetivo, se decidió comenzar a trabajar en la puesta en marcha de un espacio de atención primaria.

“Pedimos terrenos a la curia, no queríamos que esto fuera político. En ese momento, de cualquier manera, el municipio colaboró mucho. El párroco de ese momento hizo gestiones para obtener el terreno. Fue formada como un centro de atención primaria sin fines de lucro”, rememoró Segura.

Desde la apertura de los cimientos hasta la inauguración pasaron exactamente 10 meses y 20 días. El centro abrió sus puertas el 15 de agosto de 1982.

En un primer momento, estuvo bajo la órbita del Círculo Católico de Obrero, impulsor en Jáuregui de la Clínica San José Obrero.

Desde hace varios años funciona independiente de la institución que la apadrinó. En la actualidad la sala cuenta con dos enfermeras y tres servicios médicos (clínica médica, obstetricia, y pediatría) que solventa el municipio.

“Estamos muy contentos de cómo funciona la sala. Hay cerca de 15 profesionales que atienden. Lo único que buscamos es el beneficio para el socio y para la población en general. Si el que viene no es socio y no puede pagar, sin atenderse no se va. También hacemos vacunaciones escolares, controles de colesterol, de glucemia, todo lo concerniente a un centro de atención básica”, expresó Bonetti.

La curiosidad

Durante la gobernación de Eduardo Duhalde, la Provincia mostró su intención de dotar a la sala de una ambulancia. Faltó un detalle: los fondos económicos para solventar el funcionamiento del nuevo servicio. El detalle hizo naufragar el “obsequio”.

Comentá la nota