Saiz y Sapag van a la Casa Rosada con las finanzas como prioridad

El gobernador rionegrino abrirá mañana el diálogo patagónico con la presidenta. Las dos administraciones coinciden en reclamar una nueva ley de coparticipación.
Miguel Saiz abrirá mañana el turno de los gobernadores patagónicos en el diálogo convocado por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández.

El mandatario rionegrino será recibido a las 19 en Casa Rosada. Las urgencias financieras de la provincia emergen como el principal tema en la agenda institucional y la ratificación de su pertenencia al kirchnerismo será el aspecto excluyente en el plano político.

Para la primera semana de agosto está prevista la reunión entre la presidenta y el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag.

Los valores del petróleo y el gas, los fondos a cargo de Nación para la represa de Chihuidos, y los planes pendientes de viviendas y en general de obras públicas conforman las prioridades del mandatario provincial, según revelaron fuentes oficiales a este diario.

Rescate financiero

Saiz intentará avanzar en un esquema de apoyo financiero nacional frente a las emergencias salariales.

En agosto, Río Negro deberá afrontar pagos por más de 200 millones por los sueldos de julio y el aguinaldo pendiente. Algún respaldo de la Nación en esta coyuntura será requerido por el gobernador. El mecanismo más directo se concentra en adelantos por las cuotas del Programa de Asistencia Financiera (PAF), originalmente orientadas a la deuda pública.

En diálogo con Canal 10, Saiz manifestó el viernes por la noche que el tratamiento de las deudas también será planteado porque la Nación deberá ofrecer otro esquema a las provincias porque estos pasivos deberían acceder a iguales refinanciamientos ofrecidos a la banca privada.

Río Negro concentra un pasivo por encima de los 3.600 millones, de los cuales, un 92 por ciento son deudas ante el Tesoro Nacional. La presión de esas cancelaciones aumentará, pues de los 412 millones que Río Negro abonará en el 2009 y deberá afrontar 567 millones en el 2010.

Los ingresos de coparticipación serán otro punto en la agenda del mandatario rionegrino. "La situación financiera será el tema más convocante en la ronda de diálogo con los gobernadores. Una nueva ley de coparticipación podría permitir la salida del ahogo financiero", manifestó Saiz a la emisora televisiva.

Este punto también será planteado por autoridades neuquinas, pero cuando el diálogo convoque a referentes de partidos políticos Los diputados Alicia Comelli y José Brillo plantearán como cuestiones prioritarias la necesidad urgente del tratamiento de la ley de hidrocarburos y la coparticipación federal de impuestos proponiendo un piso para la distribución del 34 % de lo recaudado (ver aparte).

Más allá del marco institucional, el gobernador rionegrino exhibirá el encuentro con la presidenta como una ratificación de su pertenencia al proyecto kirchnerista,

Saiz dijo públicamente días atrás que un resultado electoral no era suficiente para "soltar la mano" al matrimonio presidencial y desautorizó al propio presidente de la UCR provincial, Jorge Pascual, quien había anticipado que la alianza con los K estaba terminada.

El gobernador expresó el viernes que el ámbito de discusión con la presidenta "será general y de agenda abierta" aunque remarcó que él nunca tuvo "problemas para hablar" con el ex presidente Néstor Kirchner o la actual mandataria cuando requirió una audiencia.

Por su parte, Sapag se concentrará en el debate sobre el precio de los hidrocarburos (el martes se reúne con todos los gobernadores que integran la Ofephi), planteado que para el gas se le pague a la provincia al menos entre 3 y 4 dólares el millón de BTU. Actualmente la tarifa está fijada entre 0,6 y 1,6 dólares, siendo de 1,4 en Loma de la Lata, cuando de Bolivia se importa a un precio de 5 dólares esa misma medida.

Tal reclamo viene chocando contra un "frontón" cada vez que se lo planteó al gobierno nacional. "Es una terquedad, ya se explicó hasta el cansancio que se puede hacer una reestructuración tarifaria, a la vez que se subsidia a los consumidores de menores recursos", explicó la fuente con directa llegada a Sapag en términos en que obviamente no puede manejarse su jefe político.

En el caso de la planta de Chihuidos (necesaria para generar energía eléctrica y controlar las crecidas del río Neuquén) la administración kirchnerista tendría que destinar la mitad de la inversión necesaria (algo menos de 500 millones de dólares), ya que el otro 50 % es a cargo de la inversión privada.

No menos complicado será destrabar la cuestión de las viviendas en momentos en que están resentidas las partidas presupuestarias.

Comentá la nota