Saiz pide mirar al marido de Piccinini

El gobernador reclamó usar el mismo metro para medir las denuncias de la defensora con el caso de Miocevic, que tiene una constructora y es contratista del Estado

El gobernador, Miguel Saiz, pidió que con la misma vara que usa Ana Piccini para hacer denuncias se mida el caso de su marido, Daniel Miocevic, que tiene una empresa constructora y es contratista de la provincia.

"Con el mismo metro, el mismo centímetro para medir la ética y la moral del caso de (Alberto) Romero o de los guardapolvos, usémoslo para medir los contratos que tiene con la provincia la empresa constructora del marido", dijo Saiz en rueda de prensa en Bariloche.

Según informó la agencia ADN, el mandatario acusó a la defensora de "no decir" que Miocevic (ex intendente de Regina) es contratista del Estado provincial y aclaró que "no hay ninguna norma que lo prohíba y si uno dijera ´vos no podés presentarte en una licitación´ lo tildarían de autoritario. Entonces digo que se mida con el mismo metro".

Luego señaló que existe una "errónea" interpretación de las funciones y responsabilidades del defensor del Pueblo e ironizó al decir que "hay alguno que ya está dudando si ser candidato a defensor del pueblo o a gobernador en 2011".

El gobernador insistió en que las denuncias mediáticas de Piccinini aún no han podido ser comprobadas y cuestionó su actitud donde "parece que hubiera un poder delegado del dedo de Dios que está facultada para decir lo que está bien o está mal".

"Cuando se mide la moral hay que medirla con la misma vara", agregó y ejemplificó con las últimas denuncias del funcionario que había trabajado en el laboratorio Gavazza y de la empresa Andreina que provee guardapolvos y zapatillas y que sería de propiedad de una hermana del legislador Daniel Sartor.

Respecto al caso Flavors, el mandatario lo comparó con "una novela" y afirmó que "aún no termina". En este sentido puso en tela de juicio los análisis que fueron entregados por la defensora y el gremio Unter que dieron que los alimentos tenían pelo de rata o ratón, cuando según afirmó hay cientos de análisis que no dan eso. "Alguna mano negra hubo en el camino", acusó.

Comentá la nota