Sainz volvió a la punta y abandonó Peterhansel.

El español ganó la etapa y es el líder; el francés rompió el motor.
VALPARAISO.- Los pilotos Carlos Sainz, de España, en autos, y Francisco López, de Chile, en motos, le colocaron acento iberoamericano al Rally Dakar 2009, que ayer llegó al puerto de esta ciudad chilena, al término de la séptima etapa, en la que ambos triunfaron en los 244 km de la prueba especial.

Con este resultado, el Matador Sainz volvió a la punta en la clasificación general, al aprovechar el 6° lugar en el parcial de su compañero de equipo en Volkswagen, el sudafricano Giniel De Villiers, líder hasta Mendoza. Con el especial de velocidad que culminó en Uspallata, antes del cruce de la Cordillera de los Andes, Sainz ya era el dueño de la mejor posición por sólo 9 segundos. Una diferencia ínfima después de siete duras y largas etapas. El team VW continúa su amplio dominio, ya que el norteamericano Mark Miller marcha tercero, a 13 minutos. Para colmo, el principal rival de la escuadra alemana, el francés Stephane Peterhansel (Mitsubishi), último ganador de la prueba, abandonó la competencia por rotura del motor y principio de incendio.

Los chilenos están por demás entusiasmados con el gran trabajo de Francisco López, el piloto local que logró una brillante victoria en la etapa de motos con su KTM, con 3m57s de ventaja nada menos que sobre Marc Coma (KTM), el cómodo líder de la general.

Nacido en la ciudad de Curicó, López, de 34 años, había adelantado que en su tierra atacaría a los punteros y así está dispuesto a hacerlo desde mañana, si bien ayer ya dio indicios de su gran potencial. "Alcancé un buen ritmo. Había muchas dunas y fue una etapa de mucho desgaste físico. Los pilotos de motos lo vamos a sentir. Luego nos tocaron 120 kilómetros muy difíciles y que exigían un ritmo elevado. Y después, el barro, que desorientaba bastante para la conducción", dijo un emocionado López.

La especial de camiones de la séptima etapa fue cancelada por la organización, debido a las intensas lluvias en la zona y que anteayer provocaron que varios vehículos se quedaran atascados en medio de las dunas.

Asimismo, los organizadores de la prueba recortaron ayer de 419 a 244 km el tramo cronometrado debido a las dificultades que presentó un cordón de dunas de la etapa previa y el cruce de la cordillera de los Andes, a más de 3000 metros sobre el nivel del mar.

Para hoy está previsto el día de descanso en Valparaíso (110 km al oeste de Santiago), un colorido puerto de la costa central chilena, cuyo casco histórico fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. La caravana de vehículos del Dakar permanecerá todo el día en el parque Alejo Barrios, una planicie ubicada en la parte alta de la ciudad, en el llamado sector de Playa Ancha.

En la madrugada de mañana, la carrera se desplazará hacia La Serena (470 km al norte de Santiago) en un trazado original de 652 km con 294 de especial. Antes de abandonar Valparaíso, la caravana pasará por el centro de la ciudad.

El recorrido del Rally Dakar en Chile tiene previstas dos etapas más: La Serena-Copiapó y Copiapó-Copiapó, esta última el martes venidero, en la que se atravesará el desierto de Atacama, el más árido del mundo, y considerada la etapa ?reina´ de la prueba, para luego regresar a la Argentina por la provincia de La Rioja.

* Orly Terranova se mantiene entre los primeros diez

El mendocino Orlando Terranova (BMW) terminó 27o en la etapa realizada en su provincia, pero marcha octavo en la general; en las motos, Andrés Junco (KTM) está 57o; Rubén Mitti (Yamaha), 77o; Andrés Memi (BMW), 115o, y Eduardo Alan (KTM), 128o.

Comentá la nota