Sadop denunció que los maestros recibieron aprietes para no parar

La realidad de las escuelas privadas, en especial aquellas de la zona céntrica, cuando los gremios declaran medidas de fuerza es conocida. Suele haber presiones hacia los docentes para que no adhieran a la modalidad de reclamo y continúen el dictado de clases. Esta semana la situación no cambió.
Fuentes del Sadop (Sindicato Argentino de Docentes Privados) reconocieron que hay intimidaciones y que los representantes de muchas instituciones educativas advirtieron a sus empleados que de no ir a trabajar podrían perder reemplazos y sufrir otras consecuencias.

Por otro lado, "se ratificaron las denuncias por las presiones de la patronal, particularmente sobre los docentes jóvenes y sobre los reemplazantes", indicó Pedro Bayúgar –s ecretario general del gremio– en un comunicado interno que fue enviado a los afiliados.

En ese sentido además se agregó: "Sobre los reemplazantes reiteramos que tienen los mismos derechos laborales que los titulares, que las limitaciones del régimen de licencias no operan con respecto a los derechos laborales esenciales, como el derecho de huelga. Tampoco es causal de pérdida del reemplazo la adhesión del docente a una medida de fuerza, ya que las casuales para cortar el reemplazo son: reintegro, renuncia o muerte del titular y mal desempeño".

También agregó: "En cuanto a las contrataciones de reemplazantes ad hoc para el día de paro, son contrataciones irregulares, ilegales y seguramente en negro, por lo que no sólo las repudiamos como conducta antisindical, sino como irregularidad administrativa y evasión social manifiesta".

No perjudicar a los chicos

En cuanto a la pérdida de días de clases y las repercusiones que esa situación puede tener en el desempeño académico de los estudiantes, se dejó aclarado que fue un tema considerado en la reunión de delegados donde se definió el paro docente.

"Hablamos también de algunas dificultades que los mismos docentes manifiestan con respecto a la época del año y las tareas de evaluación y promoción de los alumnos", marca el comunicado.

Y, al respecto también añade: "Acordamos, en ese sentido, que dichas tareas no deben ser objeto de la medida de fuerza, no son los alumnos los que deben soportar la acción gremial, ni los docentes deberían hacer la tarea de evaluación en horarios extras o más allá del final del ciclo lectivo".

Comentá la nota