Los sacudones pueden llegar a la Legislatura

La esposa de Germán Alfaro es vicepresidenta.
Los cimbronazos por las declaraciones del diputado Germán Alfaro prometen llegar a la Legislatura, poder que antes de fin de año deberá afrontar la renovación de sus autoridades. Y no sólo porque así lo manda el reglamento interno sino también porque el presidente subrogante, Sergio Mansilla, asume en diciembre como senador.

La esposa de Alfaro, la legisladora Beatriz Avila, es la vicepresidenta segunda de la Cámara. Ayer, fuentes parlamentarias admitieron que su continuidad en la mesa de conducción puede trastabillar. Y suena el nombre de Susana Montaldo para el recambio.

Sin embargo, fuentes del propio alperovichismo morigeraron esa posibilidad y dijeron que, por el momento, no habrá remociones.

Es casi un hecho que Regino Amado asumirá el lugar que dejará Mansilla. Para la vicepresidencia primera aparecen en carrera Carolina Vargas Aignasse y Armando Cortalezzi.

Comentá la nota