Se sacó la Cappa

Tras el 0-2 en el clásico, Angelito adelantó anoche su salida del club. El torneo lo terminará Fatiga Russo.
Angel Cappa dijo basta, no va más. La caída en el clásico con San Lorenzo fue como el golpe final, la última escena de una agonía que no tenía sentido prolongar. El sueño del tiki tiki terminó en el mercado de pases, con las idas de Pastore y De Federico entre otros nombres, con los refuerzos que nunca pudieron estar a la altura, con un equipo al que no le encontró la vuelta. Fue tan grande el amor que cosechó que también mereció la paciencia. Huracán perdió 9 de 15 en este Apertura, tiene apenas 10 puntos, está penúltimo, de tener un pie en la Copa Libertadores pasó a estar afuera. Un día se quiso ir, los jugadores lo convencieron para quedarse. Después lo pensó un poco más y anunció su salida para fin del torneo. Y anoche, a última hora, decidió que ya no le daba el cuero, que no tenía más fuerzas para seguir. Que no tenía energías.

Con tantas vueltas que tiene esta historia, no hay que descartar que una vez más lo hagan revisar la decisión. Pero sería un nuevo capítulo de este callejón sin salida. Cuando el certificado de defunción está sellado, ¿tiene sentido un día más? La idea es que su fiel ayudante Fatiga Russo siga hasta el final del campeonato. Faltan pocos partidos y no es momento de salir a buscar un entrenador. Eso será tarea para dentro de un rato, pero en la cabeza del presidente Babington el tema viene dando vueltas hace un tiempo, porque ya sabía que no iba a contar con Cappa para el año que viene. Hace unos días se mencionó el nombre de Miguel Angel Brindisi, otro hijo dilecto de los Quemeros, para el próximo proyecto.

Pero eso se verá. Hoy se cierra un ciclo que sorprendió a todos. Que sacó a Huracán de la medianía y lo vistió con las mejores galas. Un ciclo corto, es cierto, pero como no puede ser de otra manera en una institución tan asfixiada por los problemas económicos. De aquel alentador 3-3 en el Monumental en el que le metió tres en un tiempo al equipo de un Simeone que se despedía de Núñez, pasaron 40 partidos: ganó 15, empató 8 y perdió 17. Sacó un 44,16% de los puntos. ¿Importará eso? Muy poco. Angelito apostó a otra cosa en la medianía del fútbol local e hizo quedar en la historia a un equipo subcampeón. Anoche dijo basta.

¿Y ahora qué?

Comentá la nota