Sacá la marcha atrás.

RACING: Luego de las críticas del Equi González, el plantel reconoció que no se debe meter tan atrás en los segundos tiempos. "Así vamos a terminar mal", sintetizó Yacob.
Sus palabras retumbaron fuerte en Avellaneda. No por el modo de decirlas, sino por el mensaje que pronunció. Sin intenciones de entrar en polémicas y mucho menos de criticar los planteos de Ricardo Caruso Lombardi, Claudio Yacob, el capitán de Racing, fue el primero en aceptar lo que siente la mayoría del plantel y lo que Equi González criticó durante la semana: si la Acadé sigue jugando tan cerca de su arco y sólo se dedica a defender durante los segundos tiempos, tarde o temprano el panorama dejará de ser tan perfecto y Pablo Migliore, indefectiblemente, no podrá ser el eterno héroe y salvador del equipo. "Soy claro y sincero. No jugamos bien en la parte final contra Banfield y River. En el primer tiempo los superamos y después terminamos muy atrás. Ese no es el camino porque así vamos a terminar mal", analizó en Estudio Fútbol el volante central en, fundamental en el esquema del entrenador y consciente de la situación que vive su equipo: "Ojo, sé que lo más importante es sumar y después, si se puede, jugar bien. Sólo que tenemos que tratar de no meternos tan atrás".

La síntesis de Yacob es tan cruda como cierta, pero no está cargada de malas intenciones. No apunta a retocar las ideas de su DT ni mucho menos ponerlo en duda, algo que sucedió con Merlo en Central. El quiere que sus compañeros capten un mensaje. Porque si bien la Academia suma cinco partidos sin recibir goles, el sufrimiento que se vive en cada match es perjudicial para la salud. Y no sólo para la de los hinchas. "¿Vos te pensás que a mí me gusta cuando nos meten tan atrás? Estoy todo cagado... Pero qué querés que haga, no le podés dar una escopeta al arquero para que los saque del fondo. Si la posición en la tabla fuese otra jugaríamos más sueltos", le dijo a Olé, mitad en broma y mitad en serio, Caruso, quien aunque le ponga su habitual cuota de humor a la cuestión, está preocupado por esa conducta de autoprotección de su equipo y está buscando variantes. Por caso, analiza poner de entrada a Grazzini para que el equipo tenga más posesión de pelota (ver aparte) y no vuelva al rol defensivo en cuestión de segundos, algo que sólo logró evitar en el triunfo en Rosario ante Central.

Pero además del capitán y el entrenador, el resto de la tropa también se alineó en la misma posición. Por eso se entiende que las palabras de Yacob no fueron para el DT, sino para que el grupo las absorba y trate de evolucionar. "Para no sufrir tanto tendríamos que hacer dos o tres goles. Estamos necesitados de sumar como sea y por eso cuando hacemos un gol nos metemos un poco atrás. Tenemos que corregirlo, en especial cuando jugamos de local", opinó Sosa, otro bastión de la remontada. Y Lugüercio puso otra firma: "Estamos en una situación que si perdemos un partido podemos quedar en Promoción o descenso directo. No podemos regalar nada y eso te lleva a cuidarte más de lo que podés arriesgar".

González tiró la primera piedra en Rosario y el plantel de Racing la recogió: quieren mejorar.

Comentá la nota