La UTE "sabía que se iba a hacer efectivo el pago"

Otra voz se suma desde el oficialismo para criticar a la empresa de transporte urbano que el viernes último Alberto Rodríguez Saá, solapadamente, le "bajó el pulgar". Ahora fue la ministra de Transporte de la Provincia, María José Scivetti, quien cuestionó a la actual prestadora, quien en forma individual, cada empresa había obtenido la mayor calificación para quedarse con el servicio en la capital puntana.
"La empresa santafesina sabía que el pago se iba a hacer el jueves, el día lunes se los había notificado" y ese día "se hizo la trasnferencia a través del banco Supervielle", como la empresa no tenía cuenta en ese banco, "la transferencia tardó 24 o 36 horas para hacerse efectiva".

"La empresa no tuvo en cuenta lo que se le estaba informando desde la provincia", indicó la ministra, justificando la demora en el traspaso de los fondos del subsidio que envía la Nación y dio origen al reclamo de los choferes, que realizaron una medida de fuerza el jueves y viernes de la semana pasada, por el retraso en el pago de los haberes.

Ante la pregunta del periodismo, no dudó en contestar que la empresa "tiene procedimientos extorsivos" y recalcó que la UTE sigue sin reconocer cuales son "las normativas de la provincia" en materia del manejo de fondos.

El tema, así tratado por la ministra, es otro "mensaje" a los concejales de la ciudad que tienen a su cargo la evaluación de los pliegos de la licitación, que ambas estaban pre adjudicadas, pero a partir del discurso de ARSaaII, que marcó que las empresas guardan relación con el kirchnerista Agustín Rossi, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, el tema tuvo un giro de 180 grados, y de ser las empress que mejor calificaban -ahora cada una por su lado- , pasaron a ser las malas de la película.

Comentá la nota