Ya saben por dónde ingresaría el dengue este año y buscan vigilar los puntos clave

La llegada inminente del verano y la alerta para prevenir un brote de dengue como el que tuvo lugar en la última temporada estival llevaron a las autoridades a identificar los puntos sensibles por donde el virus ingresó en nuestra provincia, en los cuales se buscará optimizar las acciones de seguridad y vigilancia de vectores. Las zonas limítrofes del Noreste son las más comprometidas.
Durante la última epidemia de dengue, el virus comenzó a expandirse desde Bolivia y Paraguay hacia el Sur, transmitido por las personas que circulaban de un país al otro. Cabe recordar que el virus del dengue lo transportan los mosquitos Aedes aegypti, y se fue propagando con los denominados "importados" que llegaban a un determinado lugar donde no estaba el virus, proveniente de otro punto donde el mismo ya estaba instalado. Así ocurrió con las personas que viajaban de la Argentina a Bolivia y a Paraguay y retornaban contagiadas. Dentro del territorio nacional la situación se vivió de la misma manera, y el virus fue ingresando en las provincias a partir de las personas que iban y volvían de los lugares donde el virus ya estaba instalado.

Según explicaron a EL LIBERAL calificadas fuentes del Ministerio de Salud, este año, "la seguridad se intensificará en los departamentos Copo, Alberdi y Moreno". En el último brote, el virus entró por el límite con Chaco, la provincia más comprometida, con más de 11.000 enfermos (ver recuadro), y se expandió a los departamentos santiagueños de la zona de influencia. Pellegrini, Jiménez y Río Hondo son los otros tres departamentos que, en menor medida, también estarán con especial vigilancia. El flujo de personas en el Noroeste santiagueño trajo el virus desde las provincias que fueron contagiadas desde Bolivia.

Durante el último brote, el epicentro de la enfermedad fue la localidad chaqueña de Charata. Desde ahí, el virus se expandió rápidamente. Esta localidad está a menos de cien kilómetros del límite con Santiago, pero forma parte de una zona de influencia con localidades santiagueñas como Pampa de los Guanacos, Sacháyoj, Campo Gallo y Las Breñas. La gran circulación de gente entre las distintas localidades ha hecho que el mal se empezara a desplazar a nuestra provincia con gran facilidad cuando comenzó la epidemia.

Una vez que llegaron personas infectadas a la provincia, los mosquitos Aedes aegypti que los picaban cargaban el virus y contagiaban a otras personas con las que entraban en contacto. A éstos se les llamó pacientes autóctonos.

El primer caso de dengue autóctono en Santiago se registró en el Hospital Regional del Norte Grande, de la ciudad de Monte Quemado, donde un hombre que habitaba en un barrio cercano al hospital llegó al nosocomio con síntomas sin haber viajado a ningún lado.

Este año habrá una vigilancia y control de vectores en los departamentos señalados, que durante el último brote agudizaron las tareas de control una vez que el virus ya estaba instalado en la provincia.

Una de las preocupaciones principales será evitar el contagio de dengue hemorrágico, que es el cuadro que se presenta en personas que ya han tenido dengue y que vuelven a ser picadas por un mosquito portador del virus.

Comentá la nota