Aún no se sabe cuándo se iniciará la vacunación contra Fiebre Hemorrágica

La aplicación de Candid I iba a comenzar en febrero, pero aún no se tienen precisiones respecto de la disponibilidad de las dosis. Aunque sin confirmaciones oficiales, trascendió que la demora se produjo en el proceso licitatorio correspondiente al rotulado de los lotes de vacuna ya aprobados. Estiman que el inconveniente estará subsanado en unos días.
Había trascendido que este año la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, producida en el laboratorio del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Julio Maiztegui” iba a comenzar a aplicarse a mediados de febrero pero ya entrado el tercer mes de 2009, aún no se tienen confirmaciones oficiales respecto de la liberación de los lotes para iniciar el dispositivo que se monta en las provincias que conforman la zona endémica del Mal de los Rastrojos.

Según trascendió la demora en los plazos que inicialmente habían sido previstos por las autoridades sanitarias para la aplicación de Candid I obedece a la demora en los procesos licitatorios- que no son competencia del Instituto Maiztegui sino que dependen de otros organismos para el rotulado (etiquetado que contiene información sobre número de lotes e identificación de datos de producción y vencimiento) de los lotes ya autorizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para su utilización.

En rigor, se trata de cuestiones administrativas que por estas horas complican la liberación de las partidas de Candid I y que han motivado gestiones, incluso del propio intendente municipal Héctor Gutiérrez.

Es oportuno señalar que esta demora en el rotulado de los lotes de ninguna manera supone entorpecer el proceso de producción de vacunas, sino que forma parte de la gestión administrativa en la elaboración de las mismas.

Aunque sin confirmaciones oficiales, fuentes del Instituto Maiztegui –organismo responsable sólo del proceso de producción de Candid I y no de la vacunación- consultadas por LA OPINION estiman que podrán liberarse las dosis.

Una aclaración necesaria

En la misma línea, especialistas y referentes consultados aclararon que como la vacuna Candid I fue incorporada al calendario nacional de inmunizaciones para mayores de 15 años residentes en la zona endémica de Fiebre Hemorrágica Argentina, su aplicación no está sujeta a una fecha específica sino que puede realizarse en cualquier momento del año. De hecho, con los brotes epidémicos controlados, el objetivo final que se persigue es que la Candid I pueda estar disponible en forma permanente en los vacunatorios oficiales, con el propósito de facilitar su aplicación a los habitantes de la zona endémica, y no sujeta a un dispositivo especial de aplicación, como sucede con otras vacunas cuando se realizan campañas.

Esta aclaración lleva tranquilidad a la población que muchas veces interpreta que es necesario vacunarse antes de la llegada de la época de mayor riesgo, cuando crece la población de roedores, y suelen producirse picos de la enfermedad.

Otro dato que hay que atender es que este año se ha realizado un sostenido operativo de vacunación contra Fiebre Amarilla, en población que podría vacunarse contra Mal de los Rastrojos y que aunque estuviera disponible, igualmente debería aguardar treinta días para concretar la aplicación de Candid I.

La enfermedad y la vacuna

La Fiebre Hemorrágica Argentina es una enfermedad zoonótica que afecta a la población de la Pampa Húmeda, definida como zona endémica. Se trata de una patología causada por un virus que tiene su reservorio en el roedor Calomys musculinus, conocido como “laucha de campo”, que es el que transmite la enfermedad.

La persona se contagia al estar en contacto con heces, orina o sangre de este roedor.

La Candid I es una vacuna producida en el laboratorio del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Julio Maiztegui”, de aplicación voluntaria que pueden recibir todas las personas mayores de 15 años que no hayan recibido otra vacuna en el mes previo, no estén tomando corticoides, no hayan recibido gammaglobulina ni estén cursando una enfermedad aguda ni crónica descompensada. En el caso de las mujeres es necesario además que no estén amamantando ni embarazadas. Se trata de una dosis que se aplica por única vez y se ha comprobado que es una herramienta efectiva contra el Mal de los Rastrojos.

Comentá la nota