Sabbatella será candidato a diputado por Buenos Aires

Deja la Intendencia de Morón después de 3 períodos. Busca los votos progresistas.
En la arena de un balneario uruguayo alejado de la movida cool de Punta del Este, Martín Sabbatella terminó de tomar la decisión que había madurado durante los últimos meses de 2008. Habló con su mujer y su hija y luego interrumpió el descanso para hacer varias llamadas a Buenos Aires y contarles la novedad a sus principales colaboradores y, más detenidamente, a los posibles aliados. ¿Qué novedad? Que cuando regrese de las vacaciones anunciará formalmente que será candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.

El intendente de Morón, que cumple su tercer período consecutivo y ya anunció que no irá por una nueva reelección (de hecho, tiene previsto pedir licencia para hacer campaña y luego de las elecciones renunciará al cargo), encabezará la lista de Encuentro por la Democracia y la Equidad. Su ambición es seducir a los electores que van del centro hacia la izquierda.

"Quiero crear una fuerza política nueva, a largo plazo, progresista y con vocación de generar mayorías y de gobernar. No importa el porcentaje de votos que podamos lograr", le dijo a uno de sus confidentes. Su interlocutor le respondió: "Es bueno que hayas decidido lanzarte temprano para poder posicionarte".

Sólo por unos instantes (se había comprometido a no hablar de política durante las vacaciones) se metió de lleno en la campaña y expuso su optimismo frente a otro interlocutor, en este caso un sindicalista que empuja su postulación: "Creo que podemos sacarle muchos votos a la Coalición Cívica y al kirchnerismo porque tenemos una buena gestión para mostrar".

Hijo de un matrimonio peronista de izquierda, Sabbatella militó en su adolescencia en el Partido Comunista y más tarde fue fundador en su distrito del Frente Grande. Desde hace tiempo negocia rumbo a octubre con un amplio abanico de dirigentes. Dialoga con ex kirchneristas, como los piqueteros Humberto Tumini y Jorge Ceballos, hasta con hombres que siempre se opusieron al modelo K: desde Fernando "Pino" Solanas y Claudio Lozano hasta el sindicalista Víctor De Gennaro. También tiene una relación fluida con el banquero Carlos Heller.

En los últimos meses, su vínculos con el titular de la CTA, Hugo Yasky, se hizo más estrecho. Junto con Yasky marchó a fines del año pasado en la movilización contra el hambre que organizó la CTA y que llenó media Plaza de Mayo. Aquel día se oyeron críticas feroces contra el Gobierno.

Aunque Sabbatella quedó muchas veces asociado con el kirchnerismo, en su entorno niegan que alguna vez se haya sentido parte de ese universo. "Ni adentro ni en frente", dicen. Breve repaso: celebró la política de derechos humanos en los comienzos de Néstor Kirchner, apoyó el proyecto de retenciones al campo y la estatización de las jubilaciones, pero a la vez criticó que Kirchner se haya recostado en el PJ y que la distribución del ingreso sólo haya quedado como un eslogan de campaña.

Como todo político en tren proselitista, Sabbatella cuida las formas: antes de anunciar su lanzamiento le enviará una carta a cada vecino de Morón para pedirle que lo acompañen en la nueva etapa. Tiene mucho por hacer: según las encuestas más optimistas, al intendente lo conoce el 56 por ciento de los habitantes de Capital y Gran Buenos Aires. De ese porcentaje, dos de cada tres personas tiene una buena imagen suya.

Comentá la nota