Sabbatella: "Redrado es quien generó la tensión y debe irse"

Apoya la creación del fondo de reservas para ampliar la inversión pública.
Martín Sabbatella medirá cada una de sus palabras, cambiará adjetivos y hasta frases completas para conseguir su objetivo: explicar que su alianza con diputados elegidos por el kirchnerismo no implica un acercamiento con la Casa Rosada; que siempre fue autónomo -a diferencia de alguno de sus críticos en la centroizquierda, a quienes no quiere señalar-, y que, por criticar "lo malísimo" del Gobierno, no entrará en el "juego de una derecha que quiere acabar con lo bueno que se hizo desde 2003".

El diputado de Nuevo Encuentro y ex intendente de Morón, que hizo de la calidad institucional una de sus principales banderas, hoy volvió a quedar enfrentado al bloque de centroizquierda por defender los decretos de necesidad y urgencia que crearon el Fondo del Bicentenario y dispusieron la salida del presidente del Banco Central, Martín Redrado. También duda de que el Gobierno haya presionado a la jueza María José Sarmiento cuando ubicó un patrullero frente a su domicilio.

"Conozco las dos versiones. Unos dicen que era para presentar un escrito y otros que era para amedrentar. Por supuesto que si era para amedrentar, estoy absolutamente en desacuerdo", dice, para aclarar: "Cuando la derecha plantea no utilizar las reservas, lo que están diciendo es que se reduzcan la inversión pública y las políticas sociales. Creemos todo lo contrario: Redrado debería renunciar y se debe ampliar la inversión pública".

-¿Con las reservas?

-No, debería profundizarse una reforma tributaria progresiva, gravar la renta minera y petrolera, el juego. El Congreso debe tener la última palabra y la Presidenta debería convocar a sesiones extraordinarias.

-¿Daría quórum a una autoconvocatoria a sesiones?

-Debemos ser respetuosos de la institucionalidad. Si hay receso y la Constitución dice que la Presidenta tiene que convocar, eso es lo que pedimos. No creo que haya una crisis institucional, sí tensión y conflictos, y que lo que más tensión generó es un presidente del Central que se revela contra el Poder Ejecutivo.

-¿Acuerda con disponer las reservas por decreto?

-Lo hubiera hecho de otra manera. Una vez hecho, el decreto es una herramienta constitucional. Pero también hay un grado de irresponsabilidad de esos sectores de derecha que terminan pensando más en cómo posicionarse políticamente que en si le hacen un favor a los acreedores externos. Ahora, me parece importante que el Congreso discuta a dónde va a dirigir ese dinero que se libera del presupuesto.

-Pero, ¿acompaña la creación del Fondo del Bicentenario?

-Primero, creo que hay un origen ilegal de la deuda de la dictadura, que sería importante discutir. Con US$ 48.000 millones de reservas, creemos que se puede utilizar parte de esos recursos para un fondo de garantía que genere mejores condiciones de negociación y que libere parte del presupuesto para inversión pública y políticas sociales. Nos parece bien.

-¿No teme quedar alejado del bloque de centroizquierda?

-No, bueno [duda], creo que el progresismo se encuentra hoy en distintas búsquedas y en estructuras que uno no coincide, como el kirchnerismo y la oposición.

-¿El Gobierno es de centroizquierda?

-No, el Gobierno es contradictorio, tiene antídoto y veneno en el mismo lugar, cosas malísimas y otras buenísimas para defender, pero con absoluta autonomía. Si vos crees que esto no es más de lo mismo, que es mejor, pero insuficiente, te preocupa sostener lo bueno y te preocupa que avance la derecha. Y ésta fue nuestra posición desde siempre, no hemos cambiado ahora.

Comentá la nota