Di Sabatino buscará reforzar su presencia en el Concejo.

En las elecciones legislativas de mañana, el oficialismo no renueva ninguna banca por lo que buscará obtener la mayoría propia para no penar en algunas votaciones decisivas. En tanto, el arcurismo pondrá en juego tres lugares mientras que el goyismo deberá revalidar los cinco concejales con los que cuenta. Por su parte, la Coalición Cívica tampoco arriesgará ninguna banca.
"Nosotros no nos jugamos mucho, los que se juegan son los demás. Lo que ocurra será positivo". La frase, sentenciada en marzo pasado a Info Región por el intendente de San Vicente, Daniel Di Sabatino, marca el ánimo con el que el oficialismo encara públicamente las elecciones legislativas de mañana.

Sin embargo, en los pasillos, varios dirigentes del disabatinismo admiten que una cosecha menor a tres concejales los dejaría otra vez sin mayoría y heridos de gravedad de cara a una reelección en 2011.

San Vicente renueva la mitad de sus 16 concejales. De los ocho que se van, ninguno pertenece al oficialista Partido de la Victoria por lo que Darío Nelson, Natalia Feijoo y Alicia Rodríguez tendrán nuevos compañeros asegurados. Así, la lista del Frente Justicialista para la Victoria está encabezada por el propio Di Sabatino en calidad de candidato testimonial y lo siguen Enrique Tomasi, Malena Estrada, Rubén Chavarría y Juan Rioyo.

De todos modos, la preocupación del oficialismo pasa por el número con el que contará en el Concejo Deliberante después de diciembre. Según los cálculos que maneja el gobierno comunal, serían tres los concejales a ganar por lo que la suma daría seis y así empardaría a los concejales del arcurismo que, también según cálculos oficiales, no sumaría más de tres.

Sucede que el Partido Justicialista perderá tres lugares (los de Juan Mechura, Isabelino Lemes y Juan Estancona) aunque el primero intentará renovar su banca con la boleta de Unión PRO que encabeza el farmacéutico Osvaldo Zaninovich.

No obstante, además de buscar no penar en algunas votaciones de suma importancia como lo fueron los superpoderes este año, el oficialismo sabe que también se juega la ropa con miras a una reelección de Di Sabatino.

Con una gran elección (ganar cuatro o cinco ediles) el Intendente daría "un gran paso" según admiten desde el oficialismo pero una derrota a manos de Unión PRO significaría la resurrección del sector comandado por el ex senador provincial Antonio Arcuri.

En tanto, a los cinco ediles del Frente para la Victoria, Julio Goya, Patricia Arozarena, Carlos Polerecki, Carlos Vergara y Carlos Broggia, también se les vencen sus mandatos pero los tres primeros intentarán ser reelegidos bajo la local lista de Renovación Vecinal Auténtica.

Por su parte, la Coalición Cívica tampoco renueva ya que Rodolfo Canos y Gustavo Cabello accedieron al HCD en la última elección. De todos modos, la gran ganadora podría ser la Unión Cívica Radical local ya que su candidato Federico Cantó encabeza la lista del Acuerdo Cívico y Social y, según los sondeos previos, tiene chances de retornar al Concejo.

Comentá la nota