Las rutas de Santa Cruz se llevaron 65 vidas en 2008

Por el mes de julio TiempoSur había publicado un informe donde se daba cuenda que en 7 meses se perdieron más vidas que en todo el 2007, se contabilizaban en ese entonces 41 vidas humanas perdidas.

Lo cierto es que una vez finalizado el 2008 y realizando un triste repaso por cada uno de los meses, se pudo contabilizar el triste saldo de 65 personas fallecidas en las rutas santacruceñas.

El mal estado de las rutas y la negligencia de algunos conductores son los principales motivos de estos accidentes.

¿Como conducimos?

Hace un tiempo atrás, la nueva política de TiempoSur es la de viajar al interior provincial para cubrir las distintas circunstancias que así lo ameriten.

Lo cierto es que en muchos de estos viajes los cronistas de este medio han podido observar que algunos conductores infringen las normas de conducción en las rutas, como por ejemplo no respetar las señales, donde las hubiere. Entre las normas que no se respetan y que se pudieron evidenciar se puede destacar:

* No se respetan las señales de no adelantar: todo tipo de vehículos, hasta camiones, adelantan a otros en curvas, subidas o bajadas, o zonas peligrosas donde existe cartelería que anuncia la peligrosidad de realizar estas maniobras.

* No se respeta la distancia de frenada: En muchas oportunidades se pudieron observar que los vehículos se acercan peligrosamente por la parte trasera de otros y mantienen la misma velocidad, poniendo en riesgo que en caso de una abrupta frenada el vehículo que viene por detrás no alcance a frenar, por lo que sería inevitable una colisión a alta velocidad.

* Encandilamiento: A la hora de viajar de noche se ha observado que muchos conductores le han agregado a sus rodados distintos tipos de luces para incrementar la visión. Pero lo que no tienen en cuenta es que esta excesiva iluminación provoca el encandilamiento de quién conduce en el carril contrario, que viene de frente, poniendo en riesgo la vida de terceros. Igualmente se notó que, aunque no tengan las luces anteriormente mencionadas, y pese a realizar varios cambios de luces, no bajan a luces bajas, provocando el mismo encandilamiento.

* Límite de velocidad: Recientemente, en un viaje realizado a la ciudad de El Calafate, y el Glaciar Perito Moreno, se pudo comprobar que muchos conductores no respetan la utilización de las luces bajas encendidas durante el día. Asimismo, camino al ventisquero el grupo de cronistas pudo observar a varios colectivos de distintas empresas turísticas que no respetan las velocidades estipuladas o marcadas en la propia unidad de transporte. Por ejemplo en los colectivos tienen pegadas calcomanías que dicen 90, y van a mucha más velocidad.

Estado de la ruta

Por otra parte, en el mes de febrero de 2006 en un viaje que se realizó a la localidad de Río Turbio se notó la carencia de señalización, tanto vertical como horizontal, en la Ruta Número 5.

Hoy, a casi tres años de ese viaje, TiempoSur pudo ver que todo sigue igual. En esa nota se daba cuenta que aproximadamente a las 22:00, y luego de un descanso en “Esperanza”, se continuó un viaje observando varias falencias sobre la ruta.

Teniendo en cuenta que ya era de noche y que llovía mucho, fue un gran asombro ver que por un tramo de aproximadamente 45 kilómetros no existe sobre la calzada ningún tipo de señalización.

Al hablar de señales mencionamos las que se encuentran pintadas sobre la ruta, estas han de ser la línea continua que demarca cada uno de los bordes, y obviamente la que delimita el centro de la misma.

Durante el regreso del viaje sorprendió, tanto a los periodistas que viajaban en el vehículo como a los otros conductores, una interminable lluvia con viento de frente que hacía disminuir notablemente la visibilidad de quienes manejaban.

Esto, sumado a la falta de señalización resulta un peligro para todo aquel que transita por la Provincial 5.

Durante los recorridos de noche los conductores en muchas oportunidades se cruzan con autos de frente, y las luces de los mismos encandilan la vista, lo que hace que se tenga que fijar la mirada en el pavimento. La falta de señalización evidencia un riesgo a la integridad física, tanto del conductor como de los acompañantes (si los hubiera) ya que se pierde el sentido de la ubicación del vehículo sobre la calzada.

Por otra parte en muchas curvas también se evidenció una falta de señales verticales, que, sumado a la escasez de la pintura reflectiva, y en el caso de malas condiciones meteorológicas, hace que el conductor de un rodado no logre distinguir con rapidez una curva de una recta.

Otra grave falencia es observar que en las curvas peligrosas no existen guarda rail o los mismos no están pintados con la pintura reflectiva, cuestiones que tanto Vialidad Provincial (en las rutas provinciales), como Vialidad Nacional (en las rutas nacionales), y el mismo Gobierno deberán subsanar rápidamente si el deseo es poder bajar los índices de muertes en las rutas del 2008.

MAS DATOS

Continuando con la información suministrada por Luchemos por la Vida, en Santa Cruz se registran las siguientes estadísticas:

2004: 50 muertos

2005: 33 muertos

2006: 35 muertos

2007: 38 muertos

2008: 65 muertes (datos TiempoSur)

Comentá la nota