La ruta 56 también espera Un salto a la modernidad

Mientras la zona sur es objeto de los principales esfuerzos urbanísticos por parte de sucesivos gobiernos provinciales y municipales, otros sectores de nuestra ciudad esperan pacientes un mínimo de atención que les permita ingresar a un necesario proceso de desarrollo vial y urbano que revierta décadas de postergación.
Solo mínimas inversiones para mantenimiento de infraestructura obsoleta, son destinadas a zonas que experimentaron en los últimos años un marcado crecimiento poblacional, recibiendo beneficios que se traducen en pequeñas obras de mejora, a las claras insuficientes para canalizar satisfactoriamente las necesidades de los vecinos que las habitan y de los miles de jujeños, turistas y transportistas que a diario las atraviesan.

Uno de los más claros ejemplos y señalado desde las páginas de Pregón hace más de tres décadas, es el extenso trazado de las avenidas Balbín e Illia (también conocido como ruta provincial 56) que vincula Bajo La Viña, Chijra y Los Perales, con una considerable incidencia además sobre Campo Verde, Campo Azul y otras comunidades barriales conexas.

Volcar una contundente inversión en esa ruta representa una inocultable necesidad revelada por el crecimiento natural de nuestra ciudad y la dinámica cotidiana de toda urbe.

El creciente índice de transitabilidad con el consecuente incremento del riesgo potencial para automovilistas y peatones, muestran que la ampliación del camino y la realización de obras complementarias para dotarlo de todos los servicios esenciales, es una necesidad imperiosa que no puede seguir siendo eludida.

Por el bien de los jujeños y del posicionamiento estratégico de nuestra ciudad como eje principal del sistema vial del conosur, es tiempo de tomar el toro por las astas y poner en marcha un proyecto de transformación de la ruta 56, para que adquiera capacidades que la lleven a dejar su condición de arteria común y se constituya en verdadera vía de circunvalación.

Funcionarios expusieron en su momento intenciones de llevar al campo de las realizaciones una obra de características cercanas a las del magnífico nuevo acceso sur y la multitrocha de la ruta nacional Nº 9. Explicaron las posibilidades ciertas de ejecutar cuatro carriles (dos para cada sentido de circulación) desde Bajo La Viña (a la altura de la Sociedad Rural hasta el puente General Belgrano en Los Perales) e instalación de sistema lumínico central a lo largo del trazado. Sin embargo, la decisión adoptada fue volcar los esfuerzos y la dedicación a la ampliación de la ruta 9 desde el acceso a Ciudad de Nieva hasta la localidad de Yala.

Bienvenidos sean a Jujuy todos y cada uno de los emprendimientos estratégicos (que en alguna oportunidad festiva fueron calificados como un gran salto cualitativo a la modernidad), como también será bienvenida una visión de avanzada que permita recuperar proyectos de suma importancia para el desarrollo de las comunidades, tal es el caso de la multitrocha entre Bajo La Viña y Los Perales

Comentá la nota