La ruta nueva que puede convertirse en calle

El tramo de Los Reartes a Potrero de Garay, bordeando el lago Los Molinos, ya muestra parte de sus banquinas ocupadas.
Santa Rosa de Calamuchita. La nueva ruta de 18,5 kilómetros que une Los Reartes con Potrero de Garay, y constituye una comunicación alternativa de la ciudad de Córdoba con el Valle de Calamuchita, disparó nuevos emprendimientos y construcciones en esa zona que rodea al lago Los Molinos por el oeste.

Pero, con ese crecimiento, también aparece la necesidad de controlar y acentuar la planificación, antes de que los márgenes de la ruta terminen urbanizados y –como en tantos casos en toda la provincia en que las rutas se transforman en extensas calles– deban proliferar los lomos de burro y los semáforos. El proceso es conocido. Termina, dentro de algunos años, en costosas circunvalaciones, en el mejor de los casos.

La ruta fue inaugurada hace dos años. Es una vía alternativa a la que une Alta Gracia con Villa General Belgrano por el borde este del lago.

Y desde hace un tiempo se observa que en algunos sectores crece la ocupación sobre los márgenes de una ruta, que a diferencia de otras, está a tiempo de salvar esa situación. En algunos casos, hay alambrados, carteles o hasta construcciones que ya invaden las banquinas. Hay negocios que, aunque puedan cumplir el retiro legal, lo hacen tan al borde que el estacionamiento "natural" se da sobre la banquina, cuando sobre las banquinas no se puede estacionar. Justamente porque una ruta no es una calle.

Desde Vialidad Provincial admitieron a este diario que detectaron irregularidades en este tramo, por no respetarse la distancia mínima de nuevas propiedades a la carpeta asfáltica.

Impacto en la zona. "El pueblo creció mucho con esa ruta. E imagínese cómo va a impactar la que están haciendo ahora, hasta San Clemente", apuntó la jefa comunal de Potrero de Garay, Yomar Tavilo. Tavilo dijo que esperan concretar, con ayuda de la Provincia, una rotonda para disminuir riesgos en el acceso al pueblo.

La jefa comunal comentó que la ruta hizo más conocida la zona y llevó a que comenzaran a venderse terrenos y sumarse propiedades. Y que los bordes de la ruta pasen a estar cada vez más ocupados. Potrero de Garay pasó en una década de 490 habitantes a 1.006 en el censo de agosto.

Tavilo reconoció que algunos emprendimientos que estaban ya instalados antes de asumir su función no cumplen –de acuerdo a la normativa de Vialidad Provincial– con el espacio mínimo que debe dejarse en las banquinas. Esa ocupación no permitiría abrir una calle, señaló como ejemplo.

Pueblos cambiados. En el otro extremo del nuevo tramo, Lucas Sánchez, jefe comunal de Los Reartes, subrayó que la ruta S271 trajo beneficios al pueblo, como el de una mayor afluencia de gente. Sánchez sostuvo que además potenció la construcción en toda la zona, algo que salta a la vista. Como ejemplo, apuntó que ya hay un country en las cercanías.

"Recién ahora tenemos un inspector para comenzar a hacer controles, pero hay muchas cosas iniciadas antes. Estamos tratando de establecer una zonificación y de establecer límites en algunos rubros y sectores", apuntó.

La población de Los Reartes es una de las que más creció en la provincia: 170 por ciento en los últimos 12 años. Hoy suma 1.394 habitantes estables, que se triplican en verano. De 300 conexiones eléctricas que había en 2001, llegan ahora a casi mil.

Sánchez precisó que el mayor tránsito también afectó el tramo de siete kilómetros que une Los Reartes con Villa General Belgrano, que se deteriora día a día por su uso y que ya requiere reparaciones.

"Nos ha desbordado". Enrique Tonón, presidente del ente intercomunal lago Los Molinos (que nuclea a instituciones y comunas de la zona) consideró como un problema "el apetito inmobiliario desmedido" observado en los últimos años.

"Nos ha desbordado en la región, lamentablemente ninguna comuna estaba preparada para controlar todo esto", opinó.

Comentá la nota