Ruta 72, un largo camino por recorrer

El inicio se prolongó mucho más allá en el tiempo que lo anunciado. Y se presume que cobrará ritmo recién pasada la temporada de verano, cuando se trabaje en el acceso a Reta. Pero todavía no está resuelto por dónde pasará la ruta que atravesará Copetonas
La obra de pavimentación de los 45 kilómetros de la ruta 72, entre Copetonas y San Francisco de Bellocq, que incluye además el acceso al balneario Reta, marcha a normal ritmo en el camino considerado estratégico para la producción agropecuaria y el turismo de la región.

Los primeros movimientos se iniciaron casi siete meses después de lo previsto inicialmente, y la continuidad depende, al igual que todas las obras financiadas por la Nación, de los fondos que se vayan liberando y que hasta el momento tienen un retraso importante.

La apertura de la licitación se efectuó el 26 de junio del año pasado, y aunque se dijo en ese momento que la obra se iniciaría apenas transcurrida la temporada estival, pero ha pasado mucho más de ese tiempo y aún iniciada tiene algunas cuestiones a resolver, como por caso cuál será el trayecto que recorrerá por Copetonas hasta empalmar con el camino que conduce a Reta, un punto en litigio todavía.

La ministra de Infraestructura, Cristina Alvarez Rodríguez presidió en Tres Arroyos el acto licitatorio de la obra, financiada por el gobierno nacional, por un monto de contrato para esta primera etapa 93.048.512,88 pesos, aunque por encima del presupuesto oficial fijado en 87.782.640 pesos, siendo adjudicataria la firma tresarroyense Vial Agro, quien presentó la oferta más baja de las cuatro que compitieron por la obra.

Alvarez Rodríguez destacó en esa oportunidad que "la pavimentación de este tramo reviste una gran importancia debido a que no sólo permitirá

incrementar la afluencia de turistas a los balnearios tresarroyenses, sino que además solucionará una de las necesidades fundamentales de esta zona

agrícola, al facilitar enormemente la salida de la producción hacia los puertos de Bahía Blanca y Quequén".

Incluso se citó que estaba la autorización para el llamado a licitación de la segunda etapa, algo que todavía no ha ocurrido y ni se habla de ello.

En este sentido, el obrador -que incluye oficinas y depósitos de maquinaria y materiales- está ubicado en un terreno lindante a la zona urbana de Copetonas y manifiesta la acción de la empresa Vial Agro,

encargada de la ejecución.

De Vial Agro

El ingeniero Pedro González es el director de obra y explicó que actualmente se está trabajando sobre once kilómetros que unen Copetonas con la localidad

de Lin Calel.

Los trabajos a realizar en una longitud total de 36.216 metros, son obras básicas, pavimentación, señalización horizontal y vertical, iluminación empalme con acceso, cuyo plazo de ejecución está contemplado en unos 12 meses.

Se trata del primer tramo que en su extensión total unirá Reta con San Francisco de Bellocq, y cuya obra precisamente, y llegará en esta primera etapa hasta poco más allá de Copetonas, unos 11 kilómetros, mientras la segunda contempla la llegada al cruce con la ruta 73 en un tramo de aproximadamente 25 kilómetros.

La segunda etapa completaría la traza hasta San Francisco de Bellocq y en este caso incluye dos puentes, uno sobre el arroyo Claromecó y en otro curso de agua de la zona.

Imposible

El delegado comunal, Jorge Fuertes dijo que la pavimentación de esta ruta, tras varios años de frustraciones, "parecía algo imposible pero va a ser un hecho. La población está conforme porque se va a

beneficiar mucho la localidad y a la gente que se dirige a Reta y a la Cueva del Tigre", y mencionó que la marcha de la obra "lleva su tiempo y hay variables que pueden demorar los tiempos iniciales, este verano la empresa va a trabajar en los sectores donde va a ir la ruta que no afecten el tránsito vehicular".

Sin definir el trazado a Reta

Consultados por este medio algunos propietarios de tierras por las cuales pasaría la ruta en su acceso al balneario Reta, éstos manifestaron que "aún no está definida la situación de esas hectáreas por las que pasaría la ruta" y que "el trazado original de la ruta por la vía férrea ya les había generado la pérdida de parcelas de su propiedad y que ahora deberían ceder otra vez".

Asimismo, coincidieron en que la falta de consulta sobre el tema por parte de las autoridades competentes generó un malestar inicial en las negociaciones.

Esta es otra cuestión de larga data, y que ya había advertido el administrador de Vialidad Provincial, Arcángel Curto, cuando participó de la apertura de sobres de la licitación y señaló que restaba definir por donde pasa el pavimento por Copetonas y la traza a Reta, teniendo en cuenta en casos los accidentes del camino, como lugares bajos y poco seguros para el tránsito.

"En algunos casos hay que hacer un corrimiento de alambrados, eso vamos a estudiarlo una vez que estemos en el replanteo de la obra, lo que técnicamente se justifica con menos perjuicio a los usuarios. En el proyecto estaba previsto el pavimento con traza liberada, entonces vamos a tener que pedirle a algunos vecinos que nos cedan metros de terrenos haciéndole los alambrados nuevos. En el caso de la negativa, el gobierno de la provincia tiene la potestad de declararlo de interés público y sujeto a expropiación, entonces le sacamos, entre comillas, el pedacito de terreno e irá a juicio para cobrar esa fracción. En esos casos las franjas son ínfimas, nada más que para lograr la transitabilidad", comentó al respecto Curto aquel día, y aún hoy no todo está resuelto.

Comentá la nota