La ruta del dinero hacia Punta del Este

Detalles. A través de la empresa de cambio y turismo Maguitur, de Tucumán, el ex intendente habría realizado por lo menos tres envíos de dinero, según el testimonio de Enzo Herrera.
En su declaración ante el juez, Enzo Herrera brindó precisiones sobre cuál era la ruta que seguía el dinero que habría sacado Julio Alegre con destino a Punta del Este. De acuerdo con el testimonio del ex proveedor de la Municipalidad de la Capital, en sólo tres transferencias se habría enviado al exterior más de un $1.200.000.

A principios de 2007, recordó Herrera Julio Alegre le hizo decir con su hermano Gustavo si le podía hacer una transferencia de dinero o si sabía cómo hacerlo desde Santiago a Punta del Este.

Herrera hizo las averiguaciones del caso y concluyó que la forma más segura para el envío del dinero al exterior era a través de la firma Maguitur, que funciona en la vecina provincia de Tucumán. Posteriormente, el ex intendente le dio personalmente a Herrera $500.000 en efectivo, y un papel con el nombre y un número de documento del destinatario de esa transferencia, quien sería Mauricio Barbagelata, de acuerdo con lo expresado por Herrera. Con el dinero, el ex proveedor del municipio recordó que viajó a Tucumán e hizo la transferencia. A su regreso a Santiago le avisó personalmente a Alegre en su despacho, lugar en el que también ese encontraba presente la escribana Cecilia Vittar, y delante de ella Alegre le expresó: "Qué bueno el formato", en alusión al circuito de transferencia del dinero.

Según sus dichos, la escribana Vittar agregó que conocía a la gente de Maguitur y que "ella se iba a hacer cargo de las futuras transferencias de fondos".

Luego de ese episodio pasaron entre ocho meses y un año, y nuevamente el ex jefe comunal le pidió a Herrera que realice otra transferencia, esta vez a nombre de una tal Darwin, por una suma de 100.000 dólares. Luego, hubo una tercera transacción, "destinada a Williams Sinmer".

Ante el juez, Herrera aseguró que él "recibía de Julio Alegre los datos de la identidad para quién debía ser hecha la transferencia de fondos, y llevaba el número de cédula de identidad de las personas a las que iba destinado el dinero".

Añadió que en la primera transferencia, el dinero "no poseía faja de seguridad o de control del banco, sino que simplemente estaba atado con gomitas" 

Comentá la nota