Rusia no restablece el gas y en Europa la ola de frío es récord

Rusia no restablece el gas y en Europa la ola de frío es récord
La pelea entre los rusos y Ucrania sigue al rojo vivo. Ya hay 17 países afectados.
Rusia no restablecerá el suministro de gas a Europa hasta que observadores rusos puedan vigilar el tránsito del gas por territorio ucraniano, algo a lo que Ucrania se niega. La Comisión Europea y la Presidencia checa de la UE intentaron ayer sin éxito poner de acuerdo a rusos y ucranianos para que acaben con su diferendo.

El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, confirmó que el desacuerdo se produjo cuando todo parecía cerrado. Las diferencias son tan graves que, según confirmaron a Clarín fuentes próximas a las negociaciones, los representantes de la Comisión Europea se reunieron ayer por separado con rusos y ucranianos, que se negaron a verse las caras.

En principio, la UE enviaría observadores a territorio ucraniano para que vigilaran que los ucranianos, tal y como acusa Moscú, no seguían robando el gas ruso destinado a Europa. Kiev rechaza esas acusaciones y para demostrarlo aceptaba la presencia de observadores europeos, pero no rusos.

Según la agencia Interfax, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, aseguró que el suministro volvería a la normalidad cuando se llegara a un acuerdo de tránsito con Ucrania. El primer ministro y hombre fuerte de Rusia, Vladimir Putin, que llamó "corrupto" al Gobierno ucraniano, pedía ayer a la Comisión Europea que enviara a sus observadores pero advertía que sin observadores rusos no habría acuerdo. Algo a lo que por ahora se niega rotundamente Ucrania. Ni durante las peores épocas de la Guerra Fría se suspendió el suministro de gas ruso a Europa. El presidente de Gazprom, Alexei Miller, dijo ayer que Ucrania "hizo fracasar" la firma del acuerdo de envío de observadores "para agravar la crisis. Toda la responsabilidad de la falta de acuerdo es de Ucrania".

El acuerdo, en todo caso, no acabaría con el problema entre Moscú y Kiev, pero al menos restablecería el suministro a Europa. Ucrania teme que así su poder de negociación, sin la presión europea a Moscú, sea insuficiente ante su vecino ruso. Y pone sus esperanzas en la implicación europea. El primer ministro checo dijo el miércoles que si ayer no se producía el restablecimiento del suministro, "la UE tomará medidas fuertes". Al cierre de esta edición no habían sido explicadas.

Hoy se cumple el tercer día sin gas ruso en Europa y al menos 17 países están afectados. Las consecuencias más graves se producen en el sureste del continente y en los Balcanes, donde cientos de miles de personas se están quedando sin calefacción en plena ola de frío y muchas empresas están cerrando. Varios países, entre ellos Bulgaria y Eslovaquia, han declarado ya el estado de emergencia y los dos planean reactivar viejas centrales nucleares cerradas hace años como condición para entrar en la UE. El gas ruso representa en torno al 30% del consumo total europeo, pero en algunos países del Este es el 100% o porcentajes cercanos. Se libran por ahora de la crisis Holanda, Bélgica, Dinamarca, Suecia, el Reino Unido, Irlanda, España y Portugal, pues compran gas principalmente a Noruega y Argelia.

El Servicio Meteorológico alemán dijo ayer que éste está siendo uno de los inviernos más fríos en Europa de los últimos 100 años. En algunas regiones de Alemania, Polonia y el resto del este de Europa se han llegado a rozar los 30 grados bajo cero. La Presidencia checa reconoció ayer lo evidente, que la UE "no está bien preparada" para compartir sus recursos de gas y ayudar así a los países más afectados, según su vice-primer ministro, Alexander Vondra. La legislación europea prevé un mecanismo de solidaridad energética si una grave crisis afecta a la UE. Pero no hay gasoductos interiores suficientes para enviar el gas de unos países a otros y, además, tampoco hay mucho que compartir si no entra más gas ruso. Es la impotencia que han provocado años de políticas energéticas discordantes y una política exterior muy poco común.

Comentá la nota