Ruralistas sólo coinciden en ser anti K

Después de algunos amagues de tener una fuerte injerencia en la campaña electoral, finalmente las entidades agropecuarias de Córdoba resolvieron no respaldar de manera institucional a ningún partido político.
En la única decisión de corte electoral, la Mesa de Enlace provincial recomendó a sus asociados "no votar" a los candidatos del kirchnerista Frente para la Victoria, pero sin adherir a ninguna de las restantes fuerzas opositoras.

Luego de la interminable pulseada entre el Gobierno nacional y el campo, los dirigentes ruralistas se convirtieron en los más requeridos por los opositores, a la hora de armar las listas de candidatos.

Hubo negociaciones entre los distintos partidos y las entidades, pero sin acuerdos concretos. En las listas aparecieron como candidatos algunos dirigentes agropecuarios, pero a título "personal", ya que las entidades decidieron otorgarles "libertad" de acción a sus asociados.

Aunque hay una recomendación estricta de las cuatro entidades cordobesas: no votar a los candidatos kirchneristas.

El gobernador Juan Schiaretti fue el primero que se acercó a la Mesa de Enlace local para ofrecer un lugar "preponderante" en la lista de diputados de Unión por Córdoba al dirigente que las entidades eligieran.

La Mesa de Enlace está integrada en Córdoba por la Federación Agraria Argentina (FAA); la Sociedad Rural; Coninagro y Cartez. Al no haber un acuerdo entre las organizaciones, la Mesa desechó el ofrecimiento del mandatario provincial.

Por su parte, cada una de las entidades mantuvo conversaciones con los distintos partidos. Schiaretti también le ofreció el segundo lugar en la lista de diputados del oficialismo a Delfor Maldonado, de Cartez.

Ante la negativa del dirigente, quien prefirió seguir en la función gremial, la que aceptó fue Estela Garnero, titular de la Federación Agraria de Río Cuarto. Aunque desde la sede central de la entidad se esmeraron en aclarar que la postulación de Garnero es a título "personal".

Es más, el titular de la Federación Agraria provincial, Agustín Pizzichini, no oculta sus cuestionamientos hacia el Gobierno provincial. "El PJ de Córdoba hoy se muestra como opositor, pero en realidad no lo es. El gobernador Schiaretti, que ahora es muy crítico del kirchnerismo, tuvo una posición de equilibrista durante el conflicto con el Gobierno nacional. Para mí, y lo digo a título personal, en Córdoba, los opositores a los K son el Frente Cívico y el radicalismo, no el peronismo".

Precisamente, Luis Juez tentó a Pizzichini para integrar su lista, pero el dirigente prefirió seguir al frente de la FAA local. Aunque no disimula que está más cerca del juecismo que de los otros partidos opositores a los K.

El radicalismo, en tanto, se acercó a Marcos Giraudo de Coninagro. El productor y dirigente rural es un militante radical desde hace muchos años y no oculta su militancia por los candidatos del radicalismo.

En la lista de la UCR figura Clara Raspo (Cartez), quinta candidata a diputada. Pero la dirigente ruralista no tiene el respaldo institucional de su entidad.

En tanto, Alejandro Ferrero de la Sociedad Rural admite que recibió ofrecimientos para ser candidato, pero prefirió no decir qué partido le acercó una propuesta.

"Somos anti K, en eso estamos de acuerdo todas las entidades", sintetizó Maldonado de Cartez, en una frase en la que coincidieron sus colegas ruralistas. "El Gobierno nacional castigó al campo y debemos revertir la relación de fuerza en el Congreso Nacional para cambiar muchas medidas" afirmó el dirigente gremial.

En esa línea de razonamiento, Ferrero, en tanto, cuestionó en duros términos la política agropecuaria del kirchnerismo. "El problema de este Gobierno es que no tiene política agropecuaria. Razona desde una falsa ideología y se cometen graves errores que nos costarán muy caro a todos los argentinos. En el mediano plazo es probable que nos quedemos sin carne y trigo para abastecer al mercado local. Eso sería una herejía, en el país de las vacas y los granos".

Comentá la nota