Los ruralistas seguirán en las rutas y van a un paro.

Entre hoy y el próximo viernes, los productores tucumanos dejarán de comercializar granos, al igual que sus pares de todo el país.
Al igual que en 2008, este año, la llegada del otoño, que hoy comienza, se presenta con oscuros nubarrones en el horizonte para los argentinos, como consecuencia de la pelea interminable entre el Gobierno y el campo por las retenciones.

El conflicto se agravó el jueves último, con el malogrado intento opositor por modificar el esquema de impuestos a las exportaciones de granos en el Congreso, primero, y el anuncio presidencial sobre la decisión de coparticipar el 30 por ciento de esos ingresos a las provincias, después.

Como consecuencia, la Mesa de Enlace nacional convocó a un paro en la comercialización de cereales, al cual se plegarán los ruralistas tucumanos.

La medida de fuerza, que comienza hoy y se extenderá hasta el próximo viernes 27 de marzo, será acompañada en nuestra provincia con nuevos "piquetes rurales" en la ruta 9, a la altura de Los Puestos, en el límite con Santiago del Estero.

Los cortes se efectuarán todos los días (también hoy y mañana), entre las 10.00 y las 19.30, y tendrán la misma modalidad de los realizados esta semana, según definieron ayer los ruralistas, tras realizar ayer una asamblea en el lugar del reclamo.

"Vamos a cortar la ruta durante una hora, para luego dar paso a los autos que queden demorados durante la hora restante. Le pedimos a la gente que comprenda que esta medida de fuerza no busca perjudicar a nadie y que todos podrán pasar", precisó a EL SIGLO Rafael Sánchez, vocero de la Comisión de Productores Autoconvocados de Tucumán.

El dirigente dijo que en los próximos días esperarán nuevas definiciones por parte de la Mesa de Enlace para resolver la continuidad de los reclamos. "En el día a día, iremos definiendo los pasos a seguir, porque parece que este conflicto llevará un tiempo largo", advirtió.

Sánchez defendió el plan de lucha del campo señalando que "es la consecuencia de la falta de conciencia del Gobierno, que no quiere entender que la única medida que hoy puede salvar a los productores de la situación de quebranto en la que están es la eliminación de las retenciones. "El gran problema que tenemos es la falta de rentabilidad, por la baja de un 50 por ciento en el precio de los commodities (entre ellos, la soja) y los aumentos de hasta un 200 por ciento que hubo en los insumos", explicó. Además, sostuvo que, a raíz de esa situación, "miles de pequeños y medianos productores de todo el país están a punto de desaparecer, porque resulta más difícil mantenerse en el sistema con los costos actuales, sobre todo para los que manejan pequeñas superficies".

El ruralista señaló que la decisión del sector "es no salir de las rutas hasta que se terminen las retenciones y el manoseo. Le pedimos a la gente que no se siente representada por este mal gobierno, que no entiende que vivimos en un país agrícola ganadero, que se sume a nuestro reclamo antes de que nuestra crisis los arrastre a todos los sectores", sentenció.

Por su parte, el titular de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Víctor Pereyra, ratificó la disconformidad del sector con la decisión de la Nación de coparticipar a las provincias y municipios el 30 por ciento de los ingresos por las retenciones a la soja. "Tiene que quedar absolutamente en claro que la única solución para el campo es que no haya más retenciones", disparó.

Justificó sus apreciaciones asegurando que "el campo ya paga los impuestos que tiene que pagar, como el de las Ganancias y Patrimonial, que son más justos. Retenciones no hay en ningún lugar del mundo", reforzó Pereyra.

Finalmente, el titular de la SRT aseguró que "los productores están "endeudados, quebrados y, encima, deben soportar que le saquen un 35 por ciento del ingreso bruto".

Comentá la nota