Los ruralistas llevarán a la Rosada un listado con siete reclamos.

Aún no recibieron la convocatoria. Esperan que se concrete antes del viernes próximo.
Tras la decisión de la dirigencia rural de no volver al paro, sus principales referentes coinciden en que ahora "esperan un llamado" para sentarse a dialogar. Es después de que fuentes del gobierno deslizaran que la Presidenta Cristina Fernández puede recibirlos "en los próximos días". Llevarán a la Casa Rosada un listado de 7 reclamos.

Los ruralistas ratificaron que "sería ideal" que sea la mandataria quien encabece una hipótetica reunión, de la que esperan salir con "soluciones concretas" para el sector agropecuario.

"Tenemos que sentarnos a discutir medidas específicas para el agro", señalaron a Clarín Eduardo Buzzi, de Federación Agraria, Carlos Garetto, de Coninagro y Alejandro Delfino, de Sociedad Rural Argentina. "Lo que queremos es encontrar soluciones", agregó Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

"Ya hicimos un gesto importante en pasar por arriba del mandato que teníamos de nuestras bases para volver al paro. Ahora le toca al Gobierno", abrió el juego Garetto. En esa línea se manifestó también Buzzi: "A las siete de la tarde del jueves ya estaba decidido un paro de tres días, pero el discurso de la Presidenta, y en especial su llamado a todos los argentinos nos hizo postergar la medida".

Delfino, en esa sintonía dialoguista, planteó: "Nos llamó la atención su discurso y nos sentimos convocados a tomar al pie de la letra sus palabras. Ahora esperamos su llamado". Llambías sostuvo que vieron "conveniente intentar un acercamiento más".

¿Qué temas imagina la dirigencia agropecuaria en una reunión con el gobierno? "La base va a ser el petitorio que le hicimos llegar a la Presidenta el 21 de enero y que se basa en medidas para la ganadería, agricultura, lechería, economías regionales, y acciones impositivas y de ayuda crediticia que ayuden a revertir la situación crítica que atraviesa el sector", apuntó Delfino, que confirmó: "Una baja a las retenciones está incluida en los reclamos". Garetto también se expresó en la misma dirección y señaló que "hay temas de fondo y temas de coyuntura que ameritan inmediatez en su tratamiento, pero la base debe ser el petitorio". En este sentido, Buzzi espera que "se avance en medidas concretas y no caer nuevamente en generalidades. Le pedimos a la Presidenta el mismo nivel de detalles que tuvo para lanzar los canjes de lavarropas y electrodomésticos. El campo necesita decisiones puntuales".

Consultados sobre quienes deben ser los interlocutores del gobierno en caso de producirse una reunión, coincidieron en la importancia de que la Presidenta esté presente. "Sería importante, un buen gesto que también la ayudaría mucho a ella", indicó Buzzi, que sumó a "el jefe de Gabinete, Sergio Massa y a la ministra de Producción, Débora Giorgi" a la lista.

"Giorgi no tuvo ni una reunión con las entidades desde que asumió. Ningún ministro kirchnerista, salvo Alberto Fernández y Roberto Lavagna, ha tenido independencia", criticó Llambías.

¿Y el secretario de Agricultura Carlos Cheppi? "Si quiere estar, que esté", coincidieron, pero lo ven "con poca capacidad de decisión" como para encabezar una reunión entre el gobierno y las entidades. "Necesitamos un interlocutor con independencia y decisión política que pueda aportar soluciones", precisaron.

"Si no hay llamados del gobierno antes de la reunión de productores en Leones el viernes próximo, las bases nos van a pasar por arriba, la situación en el interior es muy mala", puntualizó el Presidente de Coninagro, consultado sobre para cuándo esperan el llamado del gobierno. Buzzi también vislumbró esa fecha como ideal: "Se nos va a complicar mucho si vamos frente a los productores sin medidas concretas", señaló. "La reunión tiene que ser lo antes posible. La situación es muy crítica", marcó Delfino.

Comentá la nota