Los ruralistas custodian su siembra

Por Walter Brown

Los hombres del campo están convencidos que fue su lucha la que disparó el cambio político que comenzó a plasmarse en Diputados la semana pasada. La bandera del rechazo a las retenciones móviles, despertó un reclamo mayor en la sociedad el 15 de julio de 2008, cuando 250.000 personas se reunieron en Palermo para expresarse en contra del ejercicio del poder a través de la imposición.

Fue el preludio del voto no positivo del vicepresidente Julio Cobos que determinó la primera gran derrota del oficialismo en el Congreso. Y también la semilla que germinó en la caída kirchnerista en las elecciones legislativas de junio último y depositó a varios representantes de la dirigencia rural en el Congreso. Hoy, con el poder parlamentario repartido, la oposición fortalecida y un empresariado menos temeroso a las represalias k, los ruralistas consideran que es tiempo de hacer valer el papel que jugaron en la historia reciente de la política nacional. Y custodiar que los legisladores de la oposición, fundamentalmente aquellos surgidos de sus propias filas, avancen con sus pedidos para modificar la política agropecuaria, antes de dispersarse en la pelea por la carrera presidencial. En definitiva, como hombres de campo creen que el ojo del amo engorda el ganado.

Comentá la nota