Los ruralistas amanazan con cortar las rutas indefinidamente.

Tras el fracaso de la oposición por modificar el esquema de retenciones los productores tucumanos resolvieron volver a las protestas.
Los fantasmas del año pasado, cuando las rutas cortadas y las góndolas vacías eran parte de la crónica diaria, desde hace un par de días, comenzaron a merodear nuevamente en Tucumán, como en el resto del país.

El interminable conflicto entre el Gobierno nacional y el campo por las retenciones móviles a la soja amenaza con darle el golpe de gracia a la economía de millones de hogares, que ya están siendo afectados por los cimbronazos de la crisis financiera internacional.

Ayer, tras el fracaso de la oposición por modificar el esquema de impuestos a las exportaciones de granos y pese al anuncio presidencial sobre la decisión de coparticipar a las provincias los ingresos por ése ítem (ver página 5), los ruralistas resolvieron iniciar un plan de lucha, por tiempo indefinido.

Al igual que sus pares de otras provincias, ayer, los productores tucumanos volvieron a cortar la ruta 9, a la altura de Los Puestos, cerca del límite con Santiago del Estero.

Desde las 11.00, unos 200 productores se habían apostado a la vera de la carretera, en la expectativa de que los parlamentarios nacionales aprueben cambios en el sistema de retenciones. Sin embargo, cuando se anunció la suspensión de la asamblea legislativa, debido a falta de quórum, por la ausencia del oficialismo, resolvieron interrumpir el tránsito vehicular.

Entre las 15.00 y las 19.30, los manifestantes realizaron cuatro "piquetes" intermitentes, de aproximadamente 45 minutos de duración cada uno, lo que generó descomunales embotellamientos, de varios kilómetros de largo, en el límite entre Santiago y Tucumán.

El panorama para los próximos días, lejos de tranquilizarse, amenaza con empeorar: Es que, en función a trascendidos periodísticos, el campo esperaba que ayer por la tarde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunciara medidas que beneficien al sector. La enorme expectativa con que los ruralistas esperaron el mensaje de la Jefa de Estado, efectuado pasadas las 18.00, se terminaron desvaneciendo por completo cuando ésta sólo comunicó la decisión de que las retenciones móviles serán coparticipadas a las provincias. Si bien ése era uno de los puntos que los productores solicitaban desde hace tiempo a las autoridades, la medida no alcanzó para satisfacer al sector. "No es más que una maniobra política del Gobierno, que ya no sabe qué mentir para justificar las retenciones; porque primero decían que eran para que no suban los alimentos, pero los mismos siguen subiendo permanentemente, y luego dijeron que era para hacer escuelas, hospitales y caminos, pero tampoco hacen nada nuevo", se quejó Maximiliano Alcocer, referente de la Comisión de Productores Autoconvocados de Tucumán.

A la hora de resumir los reclamos del sector, el dirigente fue terminante: "La única salida a la crisis del campo es la eliminación de las retenciones", disparó.

Vuelven los cortes

Por su parte, Juan Casañas, otro representante de los autoconvocados, anunció que hoy volverán a la ruta 9, en el mismo punto, a partir de las 11.00, para continuar con las protestas, con la misma modalidad de ayer. Precisó que, en principio, esperarán "hasta el mediodía, para ver si la Presidenta se despierta de buen humor y anuncia algo que realmente mejore la situación de los pequeños y medianos productores, que están al borde de la extinción, para ver los pasos a seguir". En tal sentido, advirtió que "si no hay una solución, seguramente volverán los cortes de ruta, por tiempo indefinido, hasta que el Gobierno deje de manosearnos. No bajaremos los brazos, porque consideramos nuestro reclamo es justo”, justificó.

Comentá la nota