El ruralismo tendrá US$ 20 millones para financiarse

Los productores aportarán el 2 por mil de sus ventas de granos para la Comisión de Enlace
La Comisión de Enlace da por hecho que la pelea con la administración Kirchner continuará en los próximos años. Y se prepara para eso tratando de asegurarse los recursos que financien la actividad gremial del sector. Por eso, el ruralismo creó el Fondo Federal Agropecuario, un fideicomiso que administrarán la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA), Coninagro y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y que podría recaudar -según estimaciones conservadoras del propio agro- más de 20 millones de dólares.

El presidente de la Rural, Hugo Biolcati, lo anunció en la Exposición de Palermo, pero no se le dio trascendencia. "La voluntad permanente de colaborar que recibimos en la Comisión de Enlace nos llevó a crear el Fondo Federal Agropecuario, que permitirá impulsar y sustentar con cada venta la tarea patriótica y transformadora que el campo lleva adelante", afirmó el ruralista.

El proyecto de las cuatro entidades es relativamente sencillo: todos los productores que no se expresen explícitamente en contra aportarán el 2 por mil de cada venta primaria de granos a un fideicomiso. La recaudación estará en manos de la Federación de Centros de Acopiadores de Granos, que por su servicio percibirá un quinto de lo percibido. La cifra de US$ 20 millones supone que sólo el 30% de los productores aceptará aportar al fondo. Otras fuentes prevén que de tener éxito la convocatoria agropecuaria la cifra podría duplicarse.

Con excepción de la SRA, cuyas finanzas se apoyan en la explotación del predio ferial de Palermo y en la administración de los registros genealógicos, las arcas de las demás entidades no son exuberantes. La FAA -al igual que la Federación de Centros de Acopiadores- perdió su principal fuente de financiamiento cuando el Gobierno le retiró la comercialización de las cartas de porte, un documento obligatorio para el traslado de granos.

En Coninagro, en la práctica, las cuentas las paga la federación de cooperativas que ocupa circunstancialmente la presidencia, que actualmente está a cargo de Carlos Garetto, un hombre de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), una de las mayores empresas exportadoras de capital nacional. La situación menos holgada es la de CRA, que depende para su funcionamiento de lo que aporten las 13 federaciones de sociedades rurales que la componen y de la generosidad de un grupo de empresas que, además de aportar, funcionan como una suerte de consejo asesor. El presupuesto de CRA no superaría los 100.000 pesos mensuales.

Las entidades con una estructura institucional más grande son la Rural y la Federación Agraria, aunque esta última debió recortar personal y gastos cuando el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, le retiró la atribución de comercializar cartas de porte.

Los fondos recaudados por el gremialismo rural serán destinados a financiar las actividades de sus principales dirigentes, que ahora dependen de los fondos que manejan sus propias entidades. También para crear un instituto de investigaciones, una suerte de think tank agropecuario que sirva de apoyo para los once agrolegisladores que asumirán sus cargos en diciembre próximo.

Aunque es un acuerdo entre privados, el Fondo Federal Agropecuario tiene inspiración en el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), un ente público no estatal que se financia con un impuesto a la venta directa de hacienda y tiene un presupuesto anual de 18 millones de pesos.

"Cuando recorremos el país, los productores nos dicen que busquemos una forma de aporte para contar con equipos técnicos y una comunicación más importante, y ahora hemos encontrado el mecanismo", afirmó Llambías, presidente de CRA. Hacia el interior de las entidades, el objetivo se describe de manera más llana: "Es plata para hacer política gremial", sostienen.

Campaña contra diputados oficialistas

* Como en los días del conflicto por las retenciones móviles, productores autoconvocados comenzaron una campaña de rechazo a los diputados que votaron en favor de la delegación de facultades legislativas al Poder Ejecutivo. Editaron un afiche, que se distribuye por correo electrónico, en el que se muestran las caras y los nombres de los diputados oficialistas y aliados con una leyenda que dice: "Estos son los que están en contra de la producción y a favor de la pobreza". Y, más abajo se lee: "Traidores". Son cinco afiches diferentes para la Capital Federal, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa.

Comentá la nota