La ruleta electoral no es gratis: sube el desempleo y se frena la industria

La ruleta electoral no es gratis: sube el desempleo y se frena la industria
Dos informes bancarios a los que accedió este diario no prevén turbulencias financieras, pero sí advierten sobre la desaceleración de la economía. Lo mismo opinan otros expertos. El dólar se mantendrá estable.
Esta madrugada, por correo electrónico, dos bancos de primera línea enviarán a sus clientes VIP sendos informes reservados sobre cómo afectará la campaña electoral a la economía. Ambos auguran una mayor caída de la actividad para el próximo mes y medio, con el desempleo en alza y la inflación aún sin aplacarse, aunque el dólar no parezca deparar sobresaltos hasta después del 28 de junio. Con todos los candidatos lanzados, los economistas más consultados de la City y sus colegas heterodoxos coinciden en el diagnóstico: los empresarios postergarán sus decisiones clave hasta pasados los comicios. Y por la incertidumbre sobre el resultado, terminarán por agravar el frenazo preelectoral que suele generar la difundida práctica de desensillar hasta que aclare.

Los dos informes secretos, a cuyo contenido tuvo acceso Crítica de la Argentina, arriesgan que el dólar se mantendrá por debajo de $3,75 hasta las elecciones. Y que después subirá un escalón, aunque "llegará como máximo a $4,20 a fin de año", según afirma textualmente uno de ellos. Todo está condicionado a que no se acentúe la fuga de capitales privados, que se llevó u$s 5.684 millones sólo en el primer trimestre.

Los pronósticos sobre la actividad económica son bastante más sombríos. Tanto los informes de los dos bancos como los economistas consultados por este diario coinciden en que el crecimiento será negativo este año. Y que la caída no será más brusca porque el consumo continúa traccionando la economía, pese al virtual congelamiento de las inversiones.

Los despidos –desde que empezó la crisis ya hubo 67.400, según Tendencias Económicas– seguirán a la orden del día e incluso aumentarán. Los especialistas Ernesto Kritz (SEL Consultores) y Orlando Ferreres (OJF y Asociados) vaticinan que el desempleo llegará al 11% antes de diciembre. Aseguran que los empleados en negro serán quienes más sentirán el golpe antes de los comicios, por la "invisibilidad" de sus reclamos.

Para las principales variables a tener en cuenta en la economía cotidiana, los pronósticos más difundidos son los que se presentan a continuación:

PRECIOS. Ferreres estima que la inflación ronda el 14% anual. Y que en lo que queda del año decrecerá por la caída del consumo. En cambio, la consultora Ecolatina estimó que en abril los precios subieron un 1,8%, en su salto más alto desde agosto. Prevé que la pauta anual no bajará del 15 por ciento.

Para el director de la Fundación Mercado, Oscar Liberman, "el consumo está en proceso de ajuste porque la gente se está dando cuenta de que la situación local no es tan mala como previó en un primer momento de la crisis". Así, aunque todos intentarán ahorrar una porción mayor de sus ingresos, el especialista sostiene que los comercios buscarán tentar a sus clientes con ofertas más audaces.

DÓLAR. Los dos bancos cuyos informes reservados se distribuirán hoy –uno estadounidense y uno europeo– proyectan su valor máximo en $4,20 a fin de año. Pero uno de ellos vaticina que el Banco Central perderá para sostenerlo entre 5 y 6 mil millones de dólares de reservas. "La clave es que se frene la fuga de capitales", diagnostica el texto. La consultora Econométrica, por su parte, advirtió ayer en otro estudio que la fuga de capitales durante abril rondó los u$s 2.300 millones. Es casi lo mismo que aportó en el mes el superávit de la balanza comercial, por la caída de las importaciones.

Roberto Frenkel, investigador del CEDES y público impulsor de una devaluación que lleve el dólar a cerca de cinco pesos, opinó que "para el argentino promedio, desensillar hasta que aclare significa comprar dólares". Y reiteró que la cotización actual, si se mantiene hasta el 28 de junio, "es una invitación a comprar y seguir fugando". A su juicio, igual, "no hay nada parecido a 2001", aunque "paradójicamente, quien mencionó a 2001 es el propio ex presidente Néstor Kirchner".

EMPLEO. Para Kritz, habitué de cumbres empresariales, en el próximo trimestre se va a notar más la caída de la ocupación. "El desempleo puede llegar al 11% a fin de año, porque hoy ya está bastante por encima del 9% oficial", destacó. Aunque el Gobierno intervino para frenar los despidos masivos que intentaron concretar varias grandes firmas industriales (de los rubros automotor, metalúrgico, siderúrgico y alimentario), terminó por ceder ante el pedido empresarial de que no se prohíban ni penalicen las cesantías a menor escala.

Kritz vaticina que la cantidad de despidos dependerá de las negociaciones salariales entre gremios y empresas. "Hay una sensibilidad muy fuerte en las empresas grandes. Si aumentan los sueldos en un 15% es posible que la dotación de esas firmas se reduzca en un 1 por ciento. Si los incrementos son del 20%, la caída podría ser del 3 por ciento", calculó.

ACTIVIDAD Y BANCOS. Los dos informes bancarios advierten que la brusca caída de las importaciones (en lo que va del año se desplomaron un 31%) refleja lo mal que marcha la actividad en las fábricas, que usan insumos importados. Y que la caída del producto estará entre el 1 y el 2 por ciento.

Daniel Artana, un ortodoxo de FIEL que acompañó a Ricardo López Murphy en sus breves días al frente del Ministerio de Economía, insistió en que "el ajuste fiscal es inexorable" tras los comicios. Desde otra óptica, Aldo Ferrer coincidió en que "habrá que recuperar la solvencia fiscal". Aunque aclaró que "sin crecimiento, no hay ajuste que valga".

Para las tasas de interés, todos esperan un alza gradual pero sostenida. Los bancos se pondrán todavía más duros a la hora de prestar. Y premiarán a quienes les dejen su dinero a plazo fijo al margen de quién gane el 28. Como ya empezaron a hacer para frenar la incipiente sangría electoral de depósitos.

Comentá la nota