Ruidoso reclamo de UOM por un aumento salarial.

Caló cargó duro contra el grupo Techint. Con la presencia de 300 trabajadores de San Nicolás y Ramallo, la UOM marchó ayer hacia la sede central del grupo Techint en Retiro. Acusaron a la empresa de bloquear el aumento del 22 por ciento que exigen. Medidas de fuerza parciales aplicadas en Ternium Siderar y las empresas radicadas en el parque Comirsa acompañaron a la manifestación.

Los trabajadores nucleados en UOM desplegaron ayer una manifestación en las calles de la Capital Federal, marchando desde el edificio del Ministerio de Trabajo de la Nación hasta la oficina central del grupo Techint, distante apenas unas cinco cuadras en la zona de Retiro. La seccional local de la organización sindical estuvo presente en la manifestación con unos 300 trabajadores.

Luis Sánchez, responsable del área de prensa de UOM Seccional San Nicolás – Ramallo, comentó que la marcha estuvo acompañada en nuestro territorio por algunas retenciones de tareas y paros parciales. En la planta General Savio de la empresa Ternium Siderar, el cese de actividades comenzó hacia las 12.00, afectando sobre todo al personal del taller central de mantenimiento. En los sectores de entrada y salida de mercaderías, las actividades estuvieron cortadas desde las 10.00.

En cuanto a las empresas radicadas en el Parque Comirsa, también hubo quite de actividades en horas de la mañana y también de la tarde. "La UOM nacional dio libertad para que cada seccional pudiera realizar las actividades que mejor le pareciera. Por eso, y en consenso con los cuerpos de delegados y los compañeros trabajadores, UOM San Nicolás – Ramallo decidió este tipo de medidas", explicó Sánchez.

Hay que recordar que las medidas adoptadas ayer fueron definidas luego de que la cúpula de UOM consideró "fracasada" la instancia de negociación que habían tenido el miércoles con las cámaras industriales ante el Ministerio de Trabajo.

La organización gremial viene planteando la necesidad de una mejora salarial del 22 por ciento a partir de julio. "Las cámaras industriales están rechazando de plano este planteo", afirmó Sánchez, quien comentó que "hasta ahora el ofrecimiento que nos han hecho es de una suma fija, que no convence a los paritarios nacionales que están negociando".

Caló

El secretario general de UOM, Antonio Caló, fue el único orador una vez que la columna de trabajadores hubo arribado al pie de la torre Catalinas, donde funcionan las oficinas centrales del grupo Techint.

También con la presencia del secretario general de la Seccional San Nicolás – Ramallo, los gremialistas se habían concentrado durante la mañana frente al Correo Central y luego se movilizaron al Ministerio de Trabajo, en Alem al 600. Frente a la cartera laboral, un grupo golpeó las rejas del frente del edificio con palos.

Caló fue directo en su discurso: "Techint está presionando para que los trabajadores no reciban el aumento del 22 por ciento que estamos reclamando", el secretario general.

También se refirió a la necesidad del despliegue de las medidas de fuerza, cuando sostuvo: "La UOM trata de acordar, no quiere a la gente en la calle. La UOM quiere trabajar. A los empresarios no los puedo entender. Creo que acá, sin temor a equivocarme, hay un trasfondo político que no llego a dilucidar: todos los gremios arreglan y la UOM no, esto me tiene preocupado".

Caló, quien volvió a cargar contra Techint al advertir que "es la que más está presionando a los metalúrgicos", advirtió que "los empresarios están muy resistentes a acordar el salario con los metalúrgicos".

"No estamos haciendo nada descabellado, estamos pidiendo las cosas justas. El otro día se corrigió el salario mínimo vital y móvil, y si los empresarios no quieren corregir el salario de la UOM, el trabajador que se inicia va a ganar cien pesos más que el salario mínimo, vital y móvil", completó el gremialista.

En este sentido, hay que recordar que la protesta de la UOM ocurre dos días después de que la CGT y la CTA acordaran con las cámaras empresarias y el Gobierno un aumento del salario mínimo y llevaran ese piso a 1500 pesos.

El gremio tiene unos 250 mil afiliados en todo el país, cuyo sueldo promedio se ubica en los 2000 pesos mensuales. El sindicato reclama un incremento salarial del 22 por ciento y las contraofertas de las empresas fluctúan entre el 12 y el 15 por ciento.

Comentá la nota