Rugby / Problemas que dificultan el cambio

La UAR le solicitó la renuncia a Hugo Porta como representante de la Argentina ante la IRB; el ex apertura había criticado la manera de poner en marcha la profesionalización y ha sido duro con Pichot, su posible reemplazante
Después del Mundial de Francia 2007, muchas personas vinculadas al rugby soltaron amarras con la realidad y comenzaron a vivir en la ficción. Hubo oratorias que exigieron ver a los Pumas de inmediato en algún torneo regular, como si se tratara de un seleccionado montado sobre una estructura puramente profesional. El cambio parece inevitable, es cierto, pero no se dará de la noche a la mañana, como un despertar furtivo. Será un proceso que requiere de consenso y diálogo, y que a la Argentina le demandará más tiempo de lo imaginado. Mucho más si en ese recorrido hacia la profesionalización despuntan problemas, como lo fue la abrupta salida de Hugo Porta como representante de nuestro país ante la International Rugby Board (IRB).

El Consejo Directivo de la Unión Argentina de Rugby (UAR) resolvió ayer, por unanimidad, solicitarle la renuncia a Porta en su cargo ante la IRB "por las declaraciones publicadas en algunos medios de prensa", según consignó el comunicado de la entidad que preside Porfirio Carreras.

En una entrevista con el diario Perfil de hace 13 días, Porta había criticado la manera de la UAR de poner en marcha el profesionalismo ("tal como está planteado hoy, el rugby argentino se muere") y también había sido duro con Agustín Pichot ("es quien conduce el paso más importante que el rugby argentino va a dar. Hay dirigentes que se mean por una camiseta de Pichot").

Tras divulgarse sus dichos, el ex apertura sostuvo: "Fui sorprendido en mi buena fe. Puedo tener mis ideas, pero una vez que las someto a debate y se resuelve algo, me alineo con la decisión de la mayoría, en función del bien del rugby argentino".

Tras conocer la decisión de la cúpula de la UAR, LA NACION intentó comunicarse con Porta, que respondió seco y tajante: "Estoy tranquilo en mi casa. ¿Ahora quieren mi opinión? Escriban lo que quieran". El ex apertura no tendría ánimos en renunciar, tal como se lo pidieron, y se siente mal y quebrado, sobre todo porque sostiene que sus declaraciones ante el diario Perfil no fueron tales.

Hace menos de un año, Porta había sido nombrado por la actual dirigencia como representante de la Argentina en la IRB. Su trayectoria como presidente de la Confederación Sudamericana, durante 2006 y 2007, había sido un aporte para su elección. Sin embargo, ahora, Carreras, como el resto del Consejo Directivo, se sintieron "perjudicados y dolidos" por las declaraciones del ex capitán de los Pumas.

Según averiguó LA NACION, en las oficinas de la IRB, en Dublín, las palabras de Porta tampoco fueron bien recibidas.

En épocas en las que la IRB socorre financieramente a la Argentina en su propósito de poner en marcha la profesionalización de sus estructuras, este episodio siembra dudas y le resta credibilidad al deseo real de cambio. Sucede lo mismo con las muchas diferencias y las escasas coincidencias que exhiben los dirigentes de las uniones provinciales en su afán de reformar los estatutos de la UAR.

Ambigüedades del destino: el 16 de mayo pasado, Porta y Carreras compartieron escenario para celebrar el anuncio de Bernard Lapasset, titular de la IRB, que personalmente anunció en nuestro país una inversión millonaria para acelerar el profesionalismo.

Todavía no se definió quien será el reemplazante de Porta, aunque en las oficinas de la UAR corrieron versiones que señalaban a Pichot como el posible sucesor. El medio scrum, que se encuentra en el país y que ayer estuvo en las oficinas de la UAR, se mantuvo en silencio ante la posibilidad, y evitó polemizar. Otro nombre que despuntó de un contexto barajado por las especulaciones fue el de Ricardo García Fernández, actual presidente de la subcomisión de rugby profesional. Hasta el momento, no hay nada definido.

Anoche, mientras los presidentes de las uniones provinciales continuaban con su debate eterno, Pichot y Porta coincidían en la entrega de los premios "Leyendas del Rugby". La tensión está latente.

355 días son los que Hugo Porta estuvo como representante de la Argentina en la International Rugby Board. El ex apertura había reemplazado a Carlos Tozzi.

Comentá la nota