"Rudy" Fernández comenzó a distanciarse del Frente de Todos

El intendente de Virasoro ya piensa en su futuro político y eso, a juzgar por sus acciones, está dentro de la estructura oficial de la UCR, por eso ya ha comenzado a trabajar con las autoridades que le "recomendaron" ser disciplinado.
El recientemente electo diputado nacional, Rodolfo Fernández, actual intendente de Gobernador Virasoro, tiene ya decidido encolumnarse dentro de la estructura de la Unión Cívica Radical tomando así distancia del "cobismo" en el que, todo hace presumir, militó ocasionalmente.

En ese sentido, el flamante legislador que cada día se muestra más lejos del gobernador Arturo Colombi y su entorno, no ocultó más sus reuniones con dirigentes nacionales de la UCR. En la última ocasión, junto al cordobés Oscar Aguad aceptó hasta las fotos protocolares en lo que se interpretó como la primera demostración firme de su nueva alineación.

Fernández, que ha reiterado en numerosas oportunidades su intención de trabajar por una UCR unida, ha recibido ya en varias ocasiones el "consejo" de que se encolumne detrás de la figura del senador nacional Gerardo Morales, actual titular de la UCR, y que comience a trabajar dentro de las estructuras partidarias, una sugerencia que aceptó.

Este nuevo encolumnamiento no sólo responde a las intenciones de Fernández de trabajar por una UCR unida, sino además al malestar existente dentro del Frente de Todos tras la alianza con el Partido Nuevo por un lado, y a un disgusto personal del dirigente virasoreño por la "interna" que en su territorio le "armaron" los dirigentes capitalinos del Frente de Todos que hoy coparon el entorno del gobernador Arturo Colombi.

A Fernández no le cayó en gracia que el Frente de Todos, después de haberse jugado él por esa propuesta en Virasoro, le haya puesto un candidato a intendente paralelo al por él impulsado para la intendencia de esa localidad. Esta jugada tiene varias lecturas: por un lado la pretensión del mismo Arturo de contar con colectoras en el interior provincial, y por otro un pase de factura de los dirigentes de la Capital que no sólo no lo ven con buenos ojos sino que además encuentran en su figura un potencial rival político en el entorno del gobernador.

El hombre de Virasoro no oculta sus aspiraciones a futuro, y el golpe que le dieron con la intendencia de su propio pueblo caló hondo. Fernández no oculta además su convencimiento de que los principios que significaron el nacimiento del Frente de Todos ya han desaparecido hace mucho tiempo.

La alianza de Arturo con los dirigentes de la Capital, "los políticos de café" como los llaman, ha dejado con las manos vacías a la gente del interior, y esa presión se la han hecho sentir a Fernández, quien ve como sus viejos aliados partidarios se encolumnan en otros espacios donde si son tenidos en cuenta.

Comentá la nota