Ruckauf a la Justicia por uso irregular de $ 2,6 millones

La tranquilidad de los días del ex gobernador bonaerense en el exterior podría ser interrumpida en caso de que el juez Norberto Oyarbide acepte el pedido del fiscal. Carlos Ruckauf sería citado a indagatoria por el presunto manejo irregular de fondos reservados del Senado, luego de que ayer el fiscal Gerardo Pollicita pida su declaración ante el juez.
Según el fiscal, entre agosto de 1995 y noviembre de 1999 Carlos Ruckauf sustrajo 2.605.579,88 pesos, por lo que atribuyó al ex funcionario y a quien fuera su secretaria administrativa en la cámara alta, Matilde del Valle Guerrero, el presunto delito de peculado.

La causa en la que está involucrado el ex vicepresidente se inició en el año 2000 por una denuncia del abogado Ricardo Monner Sans, quien presentó ante la Justicia tres planillas presuntamente originadas en el Senado, con el detalle de gastos reservados del ex titular del cuerpo Ruckauf.

Según la documentación en manos de Oyarbide, mensualmente la presidencia del Senado a cargo de Ruckauf durante la segunda presidencia de Carlos Menem, recibía sumas “nunca menores a 50 mil pesos” y en determinados meses incluso muy superiores.

Un desprendimiento de la causa implicó a los ex legisladores Jorge Massot, Carlos Verna, Emilio Cantarero, Osvaldo Sala y Máximo Tell “ante la posibilidad –según el dictamen– de que los nombrados se hubieran enriquecido ilícitamente como consecuencia del irregular manejo de los fondos reservados” de la Cámara alta.

Pollicita recordó que desde 1984 hasta 2000, cuando fueron suprimidas por el entonces vicepresidente Carlos Alvarez, el Senado dispuso de erogaciones reservadas que destinó a los bloques parlamentarios “para asegurar el normal desarrollo de sus funciones” y una “retribución adicional extraordinaria” para cubrir la falta del sueldo anual complementario. Sin embargo, a partir de 1995 y mientras Ruckauf ejerció la presidencia del Senado “se implementó un mecanismo irregular a través del cual el nombrado se apropió de una parte importante del dinero en cuestión”.

La operatoria, de acuerdo con el dictamen presentado ante el juez, consistía en que, mediante órdenes dictadas por teléfono, la Tesorería del Senado de la Nación recibía indicaciones para preparar el dinero a entregarle a Guerrero en concepto de erogaciones reservadas y Guerrero firmaba entonces un recibo que era reemplazado por otro suscripto por el presidente del Senado.

Por esta causa, Ruckauf podría, de acuerdo al artículo 261 del Código Penal, pasar de dos a diez años en prisión.

El Código se refiere además a la pena de “inhabilitación absoluta perpetua al funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada en razón de su cargo”. Por ahora Ruckauf pasea por Europa.

Comentá la nota