Ruckauf ensaya su regreso a la pelea del PJ

Ruckauf ensaya su regreso a la pelea del PJ
"Estoy de vuelta para dar el debate", dijo a LA NACION, en su casa de vacaciones; se ilusiona con volver al Congreso
VILLA GESELL.- El hombre de la sonrisa permanente sale al jardín de la hermosa casa enclavada en el barrio norte de este balneario. Se lo ve contento, renovado, con ganas de volver a dar pelea dentro del peronismo. "Estoy acá de nuevo porque aspiro a que mis ideas sean escuchadas y a dar el debate ", dice Carlos Ruckauf a LA NACION mientras se dispone a explicar los alcances y objetivos de Convocatoria Buenos Aires, la agrupación que encabezará junto con el duhaldista Daniel "Chicho" Basile, con el que intentará volver a ganar una banca en el Congreso.

Después de más de un año de silencio y ostracismo, y con la seguridad, la salud y el empleo como banderas, quien fuera ministro de Trabajo, legislador, canciller, embajador, vicepresidente y gobernador bonaerense busca un espacio en el peronismo del principal distrito del país.

Con dotes de esgrimista verbal, niega algún interés en candidaturas. "La Argentina de hoy no debate nombres, sino medidas en distintas áreas en las que hay que tomar medidas como la seguridad; la inflación; la política exterior, que hoy no se discute, y el empleo, que va a ser el gran problema en el año que se inicia".

Hace unos meses, Ruckauf rechazó una propuesta de Basile y otros dirigentes bonaerenses para enfrentar a Néstor Kirchner en la interna del PJ. Ayer, el ex mandatario provincial se mostró más conciliador, aunque optó por definirse como opositor al Gobierno en más de un tema sensible. "No quiero ver todo como un Boca-River. O hay un debate de ideas o a la Argentina no le sirve." De todos modos, afirmó que "podría" volver al Congreso, aunque "hay mucha otra gente valiosa que podría ir".

La seguridad, dice, es el problema que más lo aflige. "Hay cosas que me indignan, como quien dice? la violaron pero no la mataron", grafica. En una remake de su promesa electoral de "meter bala a los delincuentes", dice que "hoy el gatillo fácil lo tienen los delincuentes" y que "las garantías procesales no pueden significar desproteger a las víctimas". Su propuesta: crear la figura de un fiscal federal antimafia al estilo italiano de los noventa y un plan de lucha contra "el delito violento". Más fondos sería la clave, afirma, para este cambio de rumbo.

La política exterior también lo conmueve. "Si la Argentina no se relaciona mejor con el mundo, en esta crisis global que se nos viene al menos por dos años, las dificultades para los estados provinciales van a ser muchas", afirma, con un dejo crítico hacia la política exterior kirchnerista. "Estamos demasiado cerca de Venezuela, que tiene actitudes incomprensibles, y no aprovechamos que está Obama en Estados Unidos", detalla.

¿Y el empleo? Ruckauf recomienda medidas como las de España, que propone desgravaciones impositivas y pagos de parte del alquiler a jóvenes trabajadores.

-¿Y cree que los Kirchner lo van a escuchar?

-Déjeme darme el gusto de proponerlo. A lo mejor a partir de esta nota toman mis ideas y las llevan a la práctica.

Se ríe con ganas.

¿ Con quien construirá ese camino interno? Ruckauf se niega a hablar de nombres. Pero cerca de él acercan dos referentes a los que respeta: el santafecino Carlos Reutemann y el cordobés José Manuel de la Sota. "José tiene más ganas de ser presidente que el Lole", se lo escuchó decir en otro ámbito.

Algo que lo incomoda es el pedido de investigación en su contra por la presunta apropiación de 2,5 millones de pesos del Senado mientras era vicepresidente. Ruckauf, que dice que jamás se quedó con dinero del Estado, cree en la intimidad que existiría una "sospechosa coincidencia" entre su vuelta a la política y la denuncia del fiscal, "después de 11 años en los que nadie cuestionó nada".

En la paz de su casa veraniega, dice no tener odios ni rencores. Pero recuerda que su nuevo nieto "tiene dos nombres: uno hermoso, Aramis, y el segundo muy feo, Felipe". La referencia a su ex vicegobernador y sucesor en el cargo lo muestra como es: un político que quiere volver a los primeros planos.

Comentá la nota