Un rubro a salvo de la crisis: crecieron más de 30% los llamados desde celulares

Los especialistas lo atribuyen a los números gratis de los planes comerciales y al cada vez mayor universo de usuarios, lo que potencia el fenómeno de red
La inflación, la crisis económica internacional y algunos aumentos en el precio de los minutos no restringieron el consumo de los usuarios de telefonía celular. Desde agosto del año pasado, el número de llamadas realizadas a través de móviles fue en aumento, con el pico en julio pasado, cuando las comunicaciones ascendieron a 4.192 millones, un 31,9% más que en igual periodo del año anterior. En el séptimo mes del año también se evidenció una suba del 9,5% con relación a junio, cuando se traficaron 3.828,5 millones de llamadas.

A mitad de año, la penetración de la telefonía móvil ascendió a 126,5%, contra 125% del año pasado; en números absolutos: 49,8 millones de líneas, contra 49,2 millones de junio. Es decir, en la Argentina hay más de un celular por habitante, aunque los especialistas aseguran que no todas esas líneas computadas por el Indec están activas.

Uno de los impulsores de las llamadas desde móviles fue el modelo por el cual las comunicaciones celulares desde teléfonos fijos son más caras. Ese esquema se denomina Calling Party Pays y fue impuesto en el país a través de tres resoluciones de la Secretaría de Comunicaciones (SeCom). La 263 de 1997 definió el modelo, la 124 de 2002 determinó el criterio para la aplicación del precio y la 48 de 2003 que fijó el valor para hora pico ($ 0,335) y para el resto de las franjas ($ 0,22), cifras que no fueron modificadas.

"La gente los utiliza más porque son más accesibles. Se produce un fenómeno de red, cuanto más componentes hay en la red más interacción de esos componentes hay. Además, la infraestructura ha crecido y por eso se amplía su uso", opinó Norberto Capellán, el presidente de Cicomra, la cámara de las telefónicas.

Para el consultor Enrique Carrier, otro de los motores del crecimiento fueron los complejos planes de las operadoras que combinaron algunas subas en los precios de los minutos de los planes y la desaparición de tarjetas prepagas de bajo valor, con planes que fomentan la "comunidad", con números a los que se puede llamar gratuitamente siempre que sean usuarios de la misma compañía telefónica. "Hubo retoques en algunos casos, pero también más promociones. Hoy es muy difícil saber el costo del minuto, hasta con los servicios prepagos; pero también hay muy fuertes promociones con números gratis", explicó.

Desde las telefónicas, en tanto, aseguran que, de no tener una carga tributaria tan grande, el consumo podría ser mayor. Un informe presentado por una de las compañías en marzo y bautizado "Propuesta para un Programa de Desarrollo para las Comunicaciones en Argentina", destaca que la incidencia de los impuestos en el costo de la telefonía móvil asciende al 37%, sólo superada por la de Brasil (41%), Uganda (43%) y Turquía (79%), donde prevalecen los tributos más caros del mundo. Según el trabajo realizado por la empresa, los gravámenes aumentan el costo de la telefonía celular hasta en un 37%. "La decisión de gravar la telefonía móvil resultaba lógica en un momento en que su desarrollo sólo alcanzaba a los sectores de mayores recursos", dice el documento. "Sin embargo, la telefonía móvil se ha expandido incluso a los sectores marginales, transformándose en un servicio de alcance universal", añade.

Desde otra firma, recordaron que el tráfico de voz "viene creciendo a razón de 20% por año", al tiempo que mencionaron asimismo como causa a las promociones de "números amigos y a los packs".

Pablo Tedesco, titular de la consultora TBI Unit, coincide en que la estrategia comercial fue uno de los grandes motivadores. Pero también lo atribuyó a un fenómeno social: "Tiene que ver con el paradigma de la sociedad de la información, la posibilidad de trasladarse y acceder a los servicios en cualquier lugar".

Comentá la nota