Un rubro que prospera entre el vacío y los baches legales

Pese a que nadie niega las modalidades alarmantes de la usura, existen diferencias de base acerca de la forma de ponerle freno a este negocio.
Desde noviembre de 2007, tiene media sanción de la cámara de diputados el proyecto de ley que busca poner coto a la usura en Catamarca, de autoría del diputado Raúl Jalil. Desde entonces, la norma está a la espera de su tratamiento en el Senado. Ya en período extraordinario de diciembre de 2008 -y por pedido del Ejecutivo- se incluyó la Ley de Usura como norma a ser tratada por el Senado. Eso no pasó ni en el período 2008 ni en el 2009, pese a que hubo un pedido de pronto tratamiento impulsado por Jalil.

Aunque no llegó a tratarse en el recinto y ni siquiera obtuvo despacho de comisión, el tema fue debatido en el seno de la comisión de Legislación General del Senado.

Los desencuentros para tratarla se deben a la opinión contraria de algunos legisladores, fundada en dictámenes de abogados, que consideran que la usura está no solo legislada, sino también penalizada. Así lo entiende, por ejemplo, el senador Jorge Agüero (FCS), quien remarcó que tanto la Ley de Defensa al Consumidor nacional, la ley provincial de adhesión a esa norma nacional, así como el código penal y civil ponen límite a la actividad: "Una nueva ley sería una redundancia. Todo está legislado y penaliza, solo hay que aplicar las leyes", consideró Agüero.

Comentá la nota