Rubeo propone modificar la ley electoral

El diputado provincial del PJ-FPLV presentó un proyecto en la Cámara baja para modificar la actual ley electoral y terminar con las listas 'truchas', aquellas que "no persiguen por objetivo participar del sistema democrático, sino lucrar a través de los fondos del Estado destinado a las elecciones".
La iniciativa ingresada por Rubeo a la Cámara de Diputados santafesina es tan simple como contundente: propone modificar el artículo 24 de la ley 12.367 de modo que sea el Estado el que imprima las boletas electorales de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias.

Ahora, la norma establece que el Poder Ejecutivo "tendrá a su cargo el costo de la impresión de las boletas de las listas participantes en las elecciones primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas".

"Esto ha permitido", explicó Rubeo, "que en las grandes ciudades, donde el padrón de electores es voluminoso, se convierta en un redituable negocio reunir los requisitos, presentar una lista de candidatos (o en algunos casos más de una), imprimir algunas boletas y luego cobrarle al Estado por la totalidad del padrón del distrito".

El legislador del Frente para la Victoria recordó que "ya en las últimas elecciones y a sabiendas de estas maniobras, la Secretaría Electoral intentó corregir los efectos indeseados de la norma y obligó a las distintas listas participantes a enviar al correo una cantidad de boletas para ser introducidas en las urnas". Pero agregó que "así y todo, la relación seguía siendo favorable y por lo tanto esta medida no desalentó a quienes se habían preparado para llevar adelante el fraude".

"Esta situación", continuó el diputado, "provoca no sólo que el Estado deba pagarle indebidamente a determinados sujetos una suma de dinero, sino que además, y sin dudas es la consecuencia más indeseable, genera una proliferación de listas carentes de toda representatividad, en algunos casos con integrantes que desconocen el hecho de ser partes de la contienda electoral, todo lo cual no hace más que agravar el deterioro institucional y minar la credibilidad social agrandando la brecha entre la sociedad y los partidos políticos que deben representarla".

Rubeo estimó que "de esta manera, y no obstante que la secretaría Electoral exija o pueda exigir otros requerimientos, considero que con esta medida vamos a estar evitando que se vuelva a utilizar uno de los momentos más importantes que tiene la democracia para perpetrar un fraude en perjuicio del Estado y de toda la sociedad".

Comentá la nota