Rubeo defendió la postulación de Bermúdez para ocupar un lugar en el Enress

El diputado justicialista aseguró que la ley es taxativa en cuanto al nombre del representante gremial y que si Obras Sanitarias lo propuso como representante, los legisladores no pueden cuestionar esta decisión. En tanto, Rodrigo Borla aseguró que el reproche de los senadores radicales era hacia el interior del partido y no al gobierno provincial.
Los pliegos enviado por el Ejecutivo provincial a la Legisltura, para cubrir las vacantes en el Enress generaron polémica aún cuando ni siquiera se inició la votación por parte de los legisladores.

Desde el PJ denunciaron no haber sido consultados a la hora de diagramar los pliegos y que, además ninguno de los nombres representa al justicialismo, a pesar de que en la nómina se encuentra el ex Defensor del Pueblo, Carlos Bermúdez, quien supuestamente no habría sido convocado para representar al partido, sino a pedido del sindicato de Obras Sanitarias.

En tanto, el diputado provincial por el Frente para la Victoria, Luis Rubeo intentó calmar los ánimos, sosteniendo que si bien sería beneficioso que el gobierno consulte a la oposición a la hora de postular los nombres, no tiene obligación de hacerlo.

En cuanto al lugar ocupado por Carlos Bermúdez, quien si bien está vinculado al justicialismo iría en representación del Sindicato de Obras Sanitarias, Rubeo apuntó: "si hay algo en lo que es taxativa la ley es en el nombre del representante gremial. La ley habla de cuatro representantes del Poder Ejecutivo provincial y uno del gremio. Si el gremio lo propuso a Bermúdez será Bermúdez, nosotros no somos nadie para objetarle al gremio quien cree que mejor representa a sus trabajadores".

El bloque de senadores provinciales denominados "Radicales del Norte", conformado por Federico Pezz senador por el Departamento General Obligado, Felipe Michlig, por el departamento San Cristóbal y Rodrigo Borla por el departamento San Justo, manifestaron que se abstendrían de votar por entender que no fueron consultados sobre los posibles candidatos, lo que suponía un posible conflicto en puerta dentro de los legisladores del mismo Frente.

Tras esta pequeña polémica dentro del socialismo, Rodrigo Borla intentó calmar los ánimos y aseguró que el reproche era hacia el interior del radicalismo y no hacia el gobierno provincial.

"Alguien al nombre lo ha puesto, entonces queremos saber quienes son los hombres que han decidido poner el nombre del radicalismo en una persona a la cual nosotros no la conocemos. No hubo diálogo o se cumplió el mecanismo formal sin los representantes de por lo menos tres departamentos en la Cámara de Senadores", sentenció Borla.

Comentá la nota