Rubén Miranda: "El efecto Cobos eclipsó todo" y Guillermo Amstutz: "Se castigó la prevenda".

A 24 horas de la derrota electoral del PJ, quien fuera jefe de campaña del oficialismo, el lasherino Rubén Miranda, fue medido en sus declaraciones pero no dejó lugar a dudas. "La elección deja un mensaje tanto para los que ganan como los que pierden. El triunfo contundente que hubo se debió a la persona de Julio Cobos por la expectativa que generó", comenzó diciendo el intendente.
"La presencia de Cobos (como futuro presidente) fue sustancial y recogió un amplio apoyo. Eso pasó por arriba a cualquier gestión". Según el jefe comunal esta derrota "fue generalizada" y por lo tanto "nos debemos una pronta reunión provincial para corregir los errores y poder seguir trabajando".

Para Miranda "lo mismo pasó en 2005 y después de realizar algunos ajustes dos años más tarde se ratificó la gestión". De todas maneras esa mirada esperanzadora no quita que tenga en claro que existió el voto castigo. "Seguro que sí", afirmó.

Y habló de producir cambios "ya sea en las políticas a implementar en la provincia como en los actores que las llevan adelante".

También se atrevió a solicitar y con prontitud, una reunión para analizar la situación en la que quedó inmerso el justicialismo y ver cómo saldrán adelante durante los dos años que les resta gobernar. "No podemos dilatar la reunión porque tenemos que seguir gobernado", enfatizó.

Su rival en Las Heras, el ex intendente Guillermo Amstutz (electo senador provincial por el cobismo) tiene una visión más crítica de lo que pasó en las urnas. "Es un reproche total al método prepotente que impera en el partido oficialista. Lo instrumenta Néstor Kirchner, Celso Jaque y varios de los intendentes. La gente votó contra ese método".

Y en contrapartida, "aceptó que se unieran distintas fuerzas en pos de una forma de trabajar que no es prepotente ni agresiva". Una opción que "está representada por el Frente Cívico y la persona de Julio Cobos", se explayó.

Para Amstutz "el PJ obtuvo una derrota tan importante ya que se alejó de los principios y la doctrina peronista para trabajar más como un círculo de poder que defiende los intereses de quienes integran el partido, en detrimento de las necesidades del pueblo y en especial de los más humildes".

Comentá la nota