Rubén Allende: "Queremos el 30% o nada y no nos iremos de la Plaza"

El titular del STM local dejó en claro que no están en lucha por un aumento de sueldo sino que están exigiendo una recomposición salarial. Fue en el acto que se realizó después de la marcha por la calles de la ciudad y en donde el representante de Fesimubo adelantó que si no hay arreglo concentrarán la gente del conurbano en Coronel Suárez.
Después de media hora de una ordenada y respetuosa marcha por las calles de la ciudad, los trabajadores municipales suarenses, acompañados por otros gremios de la región y sindicatos locales, además de vecinos comunes que apoyaron la protesta, se volvieron a juntar en la denominada ?Plazoleta de las Américas? para llevar a cabo un acto que tuvo como objetivo posicionar el reclamo; es decir, para que la población en su conjunto sepa claramente por qué los municipales están en huelga.

Rubén Allende dejó en claro que la medida de fuerza seguirá en la medida que no se garantice un 30% de recomposición salarial al básico del trabajador municipal, que en Coronel Suárez es de 776 pesos, considerado vergonzoso por los dirigentes gremiales de la región.

Estuvieron presentes los secretarios generales de Tres Arroyos, Carlos Otero; de Pigüé, ?Pato? Batista; de Bahía Blanca, Miguel Agüero (secretario adjunto); de Tornquist, Luis Sepulveda; de Olavarría, José Estupia y el adjunto de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo). Además, representando a los trabajadores de Coronel Suárez, sólo estuvieron Luz y Fuerza, Papeleros, Ricardo Arrieta en nombre de Uatre, el gremio de los Gráficos y Germán Cabello por la Asociación Bancaria. Por su parte, estuvieron presentes los ediles Guillermo Sol, Héctor Dalmau, Alejandra Travería y Nancy Augusto, además del electo Guillermo Carlos Urruti (h), por Unión Pro.

En cuanto a las adhesiones, el Centro de Educadores Suarenses (CES) remitió la suya considerando "justo" el reclamo y señaló que la lucha está orientada a conseguir mejores condiciones laborales; otra rama de los docentes, el Suteba, indicó que toda lucha es bienvenida cuando "se procure lograr obtener un ingreso que dignifique a los trabajadores. También dejaron su mensaje Luz y Fuerza, los empleados de la AFIP y Uticra, que son los que agrupa a los trabajadores del calzado, además del Sindicato de los Gráficos, que instó a rechazar aquellas voces que justifican el trabajar 16 horas diarias, obviando el lema socialista de que el ser humano para ser digno debe trabajar 8 horas, descansar otras 8 y dedicar al esparcimiento las restantes 8.

Muy significativa fue la adhesión que remitió la Sociedad Rural de Coronel Suárez, con la firma de su presidente, el productor Néstor Hirigoity, en donde se expresó el apoyo al trabajador municipal y se reflexionó que "instamos al diálogo sincero entre las partes, entendiendo que es el único camino que puede conducir a una solución del conflicto entre el municipio y sus empleados, situación a la que no se debió llegar, porque el Ejecutivo tuvo el tiempo suficiente para solucionar las diferencias y no tener que vivir esta situación que preocupa y perjudica a todos los ciudadanos de Coronel Suárez por igual".

La palabra de los sindicalistas

En el acto sólo hablaron los secretarios generales de los municipales, siendo Luis Sepúlveda, de Tornquist, quien avaló como justo el reclamo de los trabajadores suarenses y dijo que "detrás de cada empleado que se manifiesta hay una familia con necesidades, que se merece una recomposición salarial".

Por su parte, José Estupia dejó en claro que "la única lucha que se pierde es la que se abandona", para reflexionar que "no es un crimen ser rico y tampoco una virtud ser un trabajador pobre, pero lo que es inmoral es que esta gente, como Moccero, retenga la riqueza y no la distribuya".

Indicó que "los municipales merecemos un incremento salarial del 100%, no del 30%" y agregó que "los contribuyentes de Coronel Suárez están colaborando con ustedes, pero quiero significar que de crisis como la que estamos inmersos se sale reactivando el consumo interno y es en este tema que debe involucrarse el Estado, aumentando los salarios, porque el trabajador gasta sus ingresos en el pueblo... no se van al exterior de vacaciones".

Desde Pigüé asistió Batista, quien apoyando la anterior exposición dijo que "en Pigüé somos 20 mil habitantes menos que Coronel Suárez y el aporte que los municipales hacen al comercio es de 3 millones de pesos mensuales, mientras que en Coronel Suárez es de sólo 2.5 millones de pesos, siendo más los trabajadores tomados por el municipio. El responsable de esta desigualdad es el intendente Ricardo Moccero, lo cual es indigno, por eso digamos basta a trabajadores pobres y no sigamos permitiendo que el Intendente haga obras para vender su cemento, porque gasta el dinero de todos en su empresa particular".

En representación de Tres Arroyos asistió el secretario general del sindicato, Carlos Otero, quien dijo "que debemos felicitarnos por la corrección, ya que la patronal espera el mínimo desmán para atacarnos".

Otero sostuvo que "los municipales estamos en estas condiciones porque somos el único gremio del país que no resuelve sus problemas salariales en paritarias, lo cual es una gran desventaja" y añadió que "esto no es una casualidad sino es producto de la decisión de los intendentes que reunidos en foros nos critican y condenan a la pobreza".

"No sigamos permitiendo que el Intendente haga obras para vender su cemento, porque gasta el dinero de todos en su empresa particular". Batista

El secretario adjunto del gremio de Bahía Blanca y director de empleo de la CGT Bahía Blanca, Miguel Agüero, dejó al descubierto la actitud del Intendente de no asistir a las reuniones a las que se lo convocó y señaló que "a ese tipo de actitudes se le responde con una lucha ordenada y pacífica como la que ustedes están realizando".

Agüero manifestó además que "alguien me dijo que en el bolsillo le quedan 1.500 pesos y es una vergüenza, no puede ser que siendo la columna vertebral del municipio estén cobrando esa miseria".

"Buscamos una recomposición salarial"

Rubén Allende, secretario general del STM Coronel Suárez, le agradeció a los municipales "por la conducta, disciplina y respeto que han tenido en estos nueve días de conflicto, que esperemos que no sean muchos más y que haya sido porque hemos podido recomponer nuestros salarios", dijo.

A modo de reflexión, Allende señaló que "aunque parezca una barbaridad lo que voy a decir, creo que también tenemos que agradecerle a este señor (señalando al Palacio Municipal y en referencia al Intendente), porque a través del sometimiento al que nos condenó durante 14 años ha logrado la unidad de todos los trabajadores municipales".

Siguiendo la misma línea discursiva, Allende dijo que "si miramos para atrás nunca hubiéramos pensado estar frente a Gendarmería, pero eso nos dio experiencia y conocimiento, como tampoco el hecho de hacer un acampe como el que llevamos adelante hoy, recibiendo la solidaridad de todo el pueblo".

Luego de desagraviar a los trabajadores municipales, Allende dijo que "somos nosotros los que movemos la Municipalidad" y agregó que "lo nuestro no es un reclamo por aumento sino por recomposición salarial, estamos muy lejos de pedir un aumento, por eso afirmo que somos humildes, que quede bien claro".

Los bombos fueron los protagonistas en la Plaza, ayer... antes, durante y después de la marcha de los municipales

Destacó que "el Intendente dice que ningún municipal gana menos de 1.300, pero que m... hacemos con 1.300 pesos y además para llegar a esa suma debió existir una garantía salarial, que para llegar se le suma básico. La asistencia perfecta, el presentismo y los 120 pesos que nos dio a principio de año y así y todo hay compañeros que no llegan a los 1.300 pesos; entonces, donde están los 2 o 3 mil pesos que dice que ganamos, mejor que se fije en lo que ganan los funcionarios".

Allende insistió con que "nuestra lucha es justa y tenemos el apoyo de la comunidad y de todos los sindicatos, es por ello que vamos a salir triunfadores de este conflicto" y en este momento recordó una fábula que les relató Silvia Menéndez en un taller terapéutico que se dio el lunes último y allí les dijo que un elefante, acostumbrado de chico de estar atado a una estaca, cuando creció no se daba cuenta que podía soltarse y ser libre" y utilizando esa reflexión el sindicalista dijo que "los compañeros municipales comenzamos a darnos cuenta que podemos mover la estaca, que somos fuertes y estamos persuadidos que la lucha que no se pierde es la que no se abandona, por eso vamos a seguir manifestándonos hasta que nos den el 30%, de lo contrario no nos vamos de la Plaza".

Paritarias ya...

El cierre del acto estuvo a cargo del secretario general de Fesimubo, Carlos Rodríguez, quien en el inicio de su alocución dijo que "hace muy poco tiempo, tan solo 4 años, un grupo de dirigentes nos unimos y empezamos a generar esto que ven hoy, lo cual pasó en toda la provincia de Buenos Aires".

"Esto tiene una historia negativa de 30 años, la cual nos llevó a estar separados y sumidos a los poderes políticos de los distritos", agregó Rodríguez, para expresar luego que "fue así que empezamos a construir esto y generar esta mística que tenemos los trabajadores municipales para enfrentar a este sector político que cuando llegan al poder lo primero que hacen es tirarse contra la familia municipal".

Agregó que "hablan de trabajadores y ciudadanía como los trabajadores no fuéramos parte de la ciudadanía de cada lugar, pareciera que sí hay dinero para obra pública y no para los trabajadores y es mentira, porque en realidad los que hacen grandes a los municipios son precisamente los trabajadores".

Indicó que "escuché hablar a un compañero de un básico de 700 pesos y realmente, le debería dar vergüenza a la dirigencia política que un trabajador gane 700 pesos" y añadió que "los trabajadores municipales necesitamos el apoyo, me parece perfecto que estén los concejales y los compañeros, pero les digo que tenemos un proyecto parado porque hace dos años nuestro secretario general Rubén ?Cholo? García, de Avellaneda, presentó un proyecto para derogar la nefasta ley 11.757, la cual permite a estos tiranos hacer lo que quieran, hay que derogarla".

Destacó que "somos los únicos trabajadores en la Argentina que no tenemos paritarias y no somos trabajadores de segunda y reclamos como estos, que se extienden en toda la Provincia, surgen porque no hay paritarias, porque es nuestro derecho discutir un salario único para todos los trabajadores municipales de la provincia, que contemple un mínimo de 3 mil pesos".

Finalmente, expresó que "hemos recorrido toda la provincia porque sabemos que la lucha es provincial, no individual, porque ellos (los intendentes) son más poderosos, tienen poder económico y el que da el contrato fácil o basura, no hay que permitir que nos dividan. Tenemos que unirnos todos los trabajadores, esta es la política de la Federación y transformamos en hechos nuestro lema, porque si tocan a un municipal tocan a todos".

Insistió Rodríguez con que "la única lucha que se pierde es la que se abandona" y resaltó que "aquellos que no tienen cabeza para entender los problemas que tenemos van a tener que tener lomo para aguantar, porque no hay solución si no recomponen los salarios".

Por último, resaltó que "hemos demostrado que somos trabajadores pacíficos, pero viejo... qué tenemos que demostrar nosotros que cuando llegamos a nuestras casas, después del 10 de cada mes, no tenemos que poner para comer en la mesa y somos pacíficos. Pero cuidado, que se puede terminar con la pasividad y puede sonar el escarmiento, intendente; entonces, o solucionan el conflicto o venimos del Conurbano y vamos a tirar la Municipalidad abajo".

Finalmente, aseguró que "debemos trabajar en formar orgánica y en un conflicto gremial hay una conducción, es la que da los mensajes y la que establece la estrategia", para añadir que "el poder busca que nos desgastemos, que bajemos los brazos, pero no lo debemos permitir, y a no olvidar, hay que tirar las balas de a una porque todas juntas no sirven de nada y cuando se está en lucha hay que aceptar las decisiones de la conducción".

Así finalizó la concentración, movilización y acto del Sindicato de Trabajadores Municipales, fue en paz y con respeto, pero a la vez tuvo firmeza, la firmeza que brinda la convicción que se está actuando en una causa justa y que se tiene el derecho a peticionar. El STM sigue firme y aseguran que no resignarán el 30% de recomposición salarial, la pelota está del lado del Jefe comunal, que en lugar de recortar gastos superfluos volvió a la amenaza de no pagar los días no trabajados, una jugada repetida y que los trabajadores ya no respetan.

Normalizarán la CGT en Coronel Suárez

En la tarde de ayer, en la sede del Sindicato de Trabajadores Municipales, comenzó a gestarse la unidad del movimiento obrero del distrito de Coronel Suárez, ya que aquellos gremios con personería jurídica local convocaron a los delegados gremiales a un encuentro con un referente de la CGT Bahía Blanca para comenzar a normalizar la delegación local.

En la reunión, el secretario adjunto de los municipales de Bahía Blanca y secretario de empleo de la CGT bahiense, Miguel Agüero, informó a los gremios locales sobre los pasos a seguir para normalizar la central obrera en el distrito. Como a la cita faltaron gremios importantes como Empleados de Comercio, Socaya y Foecyt, entre otros, se volvió a convocar a todos para un nuevo encuentro el miércoles 26 de agosto, a partir de las 15:00

Asistieron al encuentro de ayer, además del STM, Uatre, Papeleros, Luz y Fuerza, Bancarios, Uocra, Gráficos, Soeme y Uticra. En la próxima reunión quedaría conformada una mesa sindical que tendrá como misión normalizar la CGT local.

Comentá la nota