Rozada por el delito renunció la secretaria de economía de la municipalidad de Concepción

En medio de un escándalo por faltantes económicos y los gastos sin justificar, Valeria Ramírez presentó su renuncia al cargo de secretaria de economía del municipio de Concepción.
Desde el 14 de setiembre, cuando Rómulo Ramírez el candidato del pacto y socio de Mirita la actual intendenta perdió las elecciones, los problemas empezaron a aflorar. Nadie de los "viejos amigos comerciantes" quería "seguir prestando facturas" para justificar gastos. Mirita pide protección en Corrientes pero nadie atiende el teléfono. La abuela Josefina ya "adscribió al esposo de Mirita a la cámara de diputados".

Interior | Jueves 19

"La municipalidad está en rojo y vamos a recibir un panorama muy oscuro. De todas formas vamos a poner un estudio jurídico que se encargue de investigar todo". Así de claro y contundente fue el intendente electo de Concepción Gustavo Aguirre al ser consultado sobre los términos de la transición con la gestión saliente. Como si fuera poco en las últimas horas se conoció que la secretaria de economía Valeria Ramírez ya dejó su cargo y Mirita está desesperada buscando "justificar los gastos" de una comuna que no tuvo avances, aunque ella se va con otro perfil económico.

En medio de una interna feroz comparada a un ataque de rapiña que busca en la nada, la intendenta liberal Mirita Fernández, se sabe, intenta en vano buscar que alguien le atienda el teléfono en la capital del Taraguí. De todas formas algo ya logró y es que la presidenta de la cámara de diputados de la provincia Josefina Meabe tome a Daniel Fernández, el esposo de Mirita, como personal adscripto de la legislatura desde el mes de diciembre.

En Concepción en tanto el panorama es sombrío teniendo en cuenta los enfrentamientos que Mirita mantiene con el cura párroco Rubén Barrios que más político que eclesiástico, le "habría reclamado un pase a planta permanente para la secretaria de economía que ya no está". Cuestión que la intendenta en fuga no cedió y despertó la ira del cura, que sin coherencia vuelve al final del mandato a enfrenarse al municipio.

Así y todo el panorama para Mirita Fernández es negro y después del 10 de diciembre no se descarta que empiece a transitar los pasillos judiciales para dar respuestas a tanta fiesta durante cuatro años.

Comentá la nota