Roxana Latorre se rectificó y advirtió que no es "una novia resentida"

La senadora santafesina admitió sentirse "muy mal anímicamente" y dijo que "de ninguna manera" es K. Aclaró que al ex corredor no "lo manejan su mujer y su hija". Tras habilitar el debate por las facultades, Reutemann la echó de su bloque.
La senadora santafesina Roxana Latorre, expulsada del bloque que mantenía con Carlos Reutemann, admitió este lunes haber cometido "un error y una torpeza" al firmar el dictamen que permitió el tratamiento de la delegación de poderes en la Cámara Alta. En un gesto de honestidad brutal y de rectificación con su ex líder político, la legisladora admitió sentirse "muy mal anímicamente" y reafirmó que "de ninguna manera" es kirchnerista.

Latorre reconoció que el fin de semana pasado dijo que a Reutemann "lo manejan su mujer y su hija", pero quiso corregir esa expresión al sostener ahora que al ex gobernador santafesino "no lo maneja nadie".

En diálogo con Radio Mitre, Latorre se sinceró y dijo que no quierer parecer "una novia resentida" por su separación política de Reutemann, aunque afirmó estar "absolutamente dolida y muy mal en lo personal" por la crisis que la separó del ex corredor de Fórmula 1.

"A Reutemann no lo maneja nadie, se maneja a sí mismo. Lo que yo pude haber hecho en algún momento fue una consideración de dos personas (por la mujer y la hija del ex piloto) que lo quieren mucho y que están todo el día conectadas a Internet y tienen un sitio de facebook, todo el tiempo bajando información y mucho de política no saben", intentó justificar.

Latorre cometió el pecado de firmar el despacho de comisión que habilitó el debate sobre la prórroga de facultades delegadas. Con esa decisión dejaba en manos de Cristina Kirchner el futuro de las retenciones al agro. Reutemann, furioso, envuelto en banderas del campo, no tuvo margen y la echó de su bloque. El escenario fue la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado de la Nación que tiene 15 miembros y logró mayoría con la octava firma puesta por la legisladora rosarina. "Yo tenía la palabra de los ocho senadores del oficialismo respecto de que votaban favorablemente el dictamen. Mirado con el diario del lunes, no tenía por qué poner la disidencia total mía. La verdad es que fue una torpeza", explicó este lunes.

Otra reflexión que caló en la dirigencia rural fue el rótulo que le impregnó en su initimidad a la Sociedad Rural de Santa Fe: "Es una entidad oligarca, gorlia y golpista que augura una salida anticipada de Cristina del poder".

La ex integrante del bloque Peronismo Federal aprovechó el micrófono radial para enviarle un mensaje conciliador a Reutemann, quien evaluaba por estas hora pedirle que no asuma su nuevo mandato en el Senado. "Él es una figura importantísima dentro del justicialismo".

Comentá la nota