Rosso participó de una reunión con Néstor Kirchner

A pesar de la licencia, el jueves Graciela Rosso se juntó con el ex presidente y jefes comunales del conurbano. Se habló de un armado para 2011, por fuera del Partido Justicialista. Funcionarios locales lo tomaron como un indicio de "un rápido retorno".
"Kirchner apoya el armado de un sector no peronista", tituló el diario platense El Día; en tanto que La Nación optó para la edición en papel de hoy por el título "Kirchner reagrupa transversales. Prometió apoyo para sectores oficialistas que están fuera del justicialismo".

El dato local de la noticia: Graciela Rosso, a pesar de su licencia por 90 días, participó del encuentro en la Quinta de Olivos, alimentando la sospecha que comenzó a circular con fuerza en la Casa Municipal durante la corriente semana: Rosso volvería mucho antes de lo planificado. Hay funcionarios, incluso, que arriesgan que Rosso estaría de vuelta en menos de 15 días, pero no lo afirman porque saben que ese retorno está ligado a la evolución de la salud de un familiar directo. Sin embargo, confían en esa posibilidad porque cada día están más expuestas las interna dentro del gabinete.

La reunión con Néstor Kirchner fue el jueves y sólo dos medios lo contaron el viernes. La oficial Agencia Télam y el oficialista Página/12.

En este último caso la noticia fue muy breve y señalaba lo siguiente: "Néstor Kirchner recibió ayer en la quinta de Olivos a varios intendentes del conurbano. Durante más de dos horas, Francisco "Barba" Gutiérrez (Quilmes), Mario Secco (Ensenada), Graciela Rosso (Luján) y Aldo San Pedro (Bragado), entre otros jefes comunales, discutieron de cuestiones políticas con el ex presidente, para encarar un armado frentista de cara al 2011".

Kirchner, además, orquestó los contactos mediáticos para que se conociera la foto del encuentro.

Además de estos intendentes, el sector frentista incluye a otros actores como el Frente Grande, el PI y el Frente Transversal, que incluye a sectores sociales.

"El particular apoyo de Kirchner a jefes territoriales bonaerenses parece convertirse en otra señal interna para el PJ provincial, sostenidamente crítico de este tipo de construcciones, que Kirchner solía impulsar con ganas entre 2003 y 2005", destaca hoy el diario La Nación.

Comentá la nota