“Rosso es la mejor militante para mi regreso”

El ex intendente rompió el ostracismo que eligió para la campaña y habló del proceso electoral del Partido Justicialista, que lo devolvió al ruedo político.
Minimizó las denuncias de la intendenta Rosso: “nunca necesité de esas cosas para ganar una elección, ni las utilicé para afrontar derrotas”.

Dijo que los militantes “votaron contra una gestión municipal autoritaria y antidemocrática”. Adelantó que el eje de su tarea partidaria será “abrir el diálogo por Luján”.

- Una autoridad de mesa graficó la elección como una instancia aburrida porque fue “un partido de fútbol con un solo equipo en la cancha”.

- La sensación que me trasmiten los compañeros es que hubo entusiasmo, deseo y voluntad de un grupo importante de vecinos, afiliados al justicialismo, de participar de la interna. Por supuesto que resulta menos atractivo por el hecho de que finalmente llegamos solos a la contienda. Sectores en el peronismo de Luján hay, y varios. Algunos mínima, otros medianamente representativos y otros más representativos, pero frente a una convocatoria del presidente del PJ Nacional, en cuanto a que el PJ lleve adelante el proceso electoral, hubo aprontes, posicionamientos, consolidación de sectores, pintadas en las paredes, presentaciones. Y finalmente algunos estuvieron más cerca de participar porque anotaron listas.

Fue interesante el proceso previo de apertura de padrones y afiliación, breve para nuestro gusto. Los compañeros que promovieron nuestra lista, con entusiasmo, voluntarismo y también desorden, consiguieron afiliar cerca de 1.600 nuevos compañeros. Todos los demás sectores juntos, incluido el aparato municipal mediante o lo que es el funcionarato de la actual intendente, no llegaron a afiliar a 500 compañeros. Esto significa que nosotros triplicamos la cantidad de afiliados. Eso ya mostraba una tendencia, un entusiasmo, una representatividad.

- ¿Cómo describe ese proceso que culminó con una lista sola, su lista?

- Se cumplió con todo el cronograma electoral, hubo impugnaciones y creo que en un fallo salomónico, generoso y de criterio participativo, la Junta Electoral aceptó a todos los candidatos de las dos listas que se presentaron.

Llegamos al domingo con algunas deserciones de último momento, con hechos confusos que se plantean, se denuncian y crean un cuadro de situación que no es raro de acuerdo al modelo de gestión que hoy está instalado en San Martín 550. En este caso, se intentó proyectar a la interna este modelo de gestión caracterizado por lo conflictivo, lo confuso, que lleva a realizar un Prode semana a semana a ver cuál será el combate de fondo de la semana que viene. Y adivinar si se peleará con un funcionario y será despedido, si vendrá otro nuevo, si se enfrentará con la Cooperativa Eléctrica, Acifo, una sociedad de fomento, un medio periodístico, un vecino, un grupo de empleados. Eso se buscó trasladar a la interna.

- Si lo denunciado por la intendenta en estos días se confirma, es muy serio lo que ocurre. Pero si esos hechos no se confirman, la situación no sería menos seria. ¿Qué reflexión le merecen esas denuncias? Porque si uno busca en internet noticias relacionadas con Luján, Rosso o Prince, aparecen decenas de páginas que hablan de fraude, tiros, amenazas, atentado, trampas.

- Está dentro del análisis previo que realicé. Desde hace casi un año Luján es noticia permanentemente por la polémica, por la discusión, por las denuncias, por hechos insólitos, sean ciertos o falsos.

- Se lo pregunto porque usted fue responsabilizado de esos hechos de balas, de fraude...

- El mejor testimonio que se puede brindar desde lo periodístico es que nunca necesité de este tipo de manejos como para ganar una interna o una elección general. Es más, cuando me tocó perder una elección general no me la agarré con nadie. Fui autocrítico y de manera hidalga reconocí la derrota. Lo que se dice no tiene nada que ver con la historia de Luján. En todo caso, Rosso tendrá que explicar por qué por primera vez suceden estos hechos en una interna justicialista. Internas del PJ hubo desde la década del ‘40 o ‘50 y nunca pasaron estas cosas. Ella es la primera vez que participa y pasan estas cosas. Rosso participó de otras internas; no sé si de la Alianza, del Frepaso o del Frente Grande y no le ha ido bien. En una perdió con Silvia Moglie. Por eso la que debe dar cuenta de lo denunciado es ella. Pero es cierto que como lujanense es lastimoso que Luján sea noticia por estas cosas que denuncia ella, ve ella y se tendrá que hacer responsable ella. Luján tendría que ser noticia por planes sociales y no por recortes de planes sociales, o por la ausencia de planes de pavimento y luminaria, por los cortes de financiamiento. Debería ser noticia por el respeto a los empleados municipales. No me gusta que Luján sea noticia por lo insólito de contar con una guardia parapolicial con hombres armados que los han visto todos y han protagonizado hechos lamentables.

En definitiva, nosotros no le tenemos miedo a la voluntad de la gente, dijimos presente y sostuvimos la realización del comicio para que el PJ tenga a sus autoridades.

- Encabezó una lista con fuerte presencia gremial y dentro de esa nómina está la polémica figura de Enrique Samuel Peñalba. ¿Por qué sigue ligado a su figura, luego de haber protagonizado hechos “lamentables” como usted describió recién?

- Primero quiero aclarar que la nuestra es una lista que se armó conmigo encabezando, pero con escasa o nula participación mía en la conformación de esa lista. Hubo todo un proceso silencioso, sin proyección mediática, con reuniones de 2, 20 o 300 personas. Si se quiere, se trabajó un resurgimiento que no sé si es desde las cenizas, pero sí de la organización de base, casi de catacumba. Esa fue la prioridad desde el día después de la derrota, en el marco de un proceso reflexivo, autocrítico y sobre todo dispuesto a escuchar. Eso hice y frente a la convocatoria a interna, se plantearon los pasos a dar. El proceso de afiliación nos demostró el interés de mucha gente que ni siquiera era peronista y que no había coincidido ni con el 20 por ciento de nuestra gestión. Pero en el escenario del 30 de noviembre creían que debían manifestar su disgusto, su bronca, su decepción con la gestión actual. Más que votarnos a nosotros querían votar en contra de...

En todo este proceso –continuó Prince- planteé la idea de modificar la metodología de definición de las listas. Antes se hacían consultas y se depositaba la responsabilidad última en mí. Pedí replantear la posibilidad de que yo encabece porque, como en su momento lo hablé con vos, había que trabajar en una renovación. Yo encabezando no era la mejor señal, pero los compañeros aseguraron que conmigo se lograba unificar a todos los sectores que coinciden en diferenciarse de la gestión actual, considerada no peronista y no democrática. Ellos armaron la lista y surgió la fuerte presencia gremial.

Para no rehuir la pregunta, sobre Enrique Peñalba quiero decirte que tiene virtudes y defectos como todos, pero es un hombre trabajador y que ha hecho crecer muchísimo a su gremio, y es muy meritorio en lo personal. Con sus virtudes y defectos, yo me considero su amigo. Estoy contento y conforme conque él forme parte de la lista.

- En los últimos años usted se mostró muy cerca de las posturas políticas de Felipe Solá. ¿Qué representa esta elección en su relación con el Frente para la Victoria?

- Esto se tiene que comenzar a analizar con los compañeros. Con mirada crítica y no obsecuente, yo considero como mi gobierno al gobierno nacional y también al gobierno de Scioli en la provincia. Son todos compañeros peronistas y también creo que es necesaria la autocrítica. Pero sobre alineamientos futuros desde lo interno, con la elección pasada se termina una etapa. Y a principios del año próximo veremos cómo se perfilan los posicionamientos. El PJ estará ordenado desde lo institucional en toda la provincia. Veremos después los posicionamientos. Pero no dejo de destacar que Felipe es un amigo al que me une un profundo respeto político, intelectual. Habrá que charlar con todos los sectores. Lo central es no perder la capacidad de diálogo, de convivencia, de concertación. Eso es justamente lo que presentaremos como prioridad: el diálogo por Luján.

- Habrá que prepararse para una oposición descarnada desde su sector hacia la gestión.

- Nosotros intentamos reflejar lo que queremos con el partido y lo que cuestionamos de la gestión. Buscamos reflejar o expresar, como portavoz quizás opositor, de lo que recibimos de los vecinos: no se ve a este gobierno como peronista y democrático. Se lo ve imbuido en una acendrada y profunda cultura autoritaria en todos y cada uno de sus actos. Ni siquiera se mencionan las palabras diálogo, concertación, consenso, trabajo en red, en equipo. Por eso queremos seguir siendo coherentes y marcando estas situaciones. El partido será una herramienta para la participación y la renovación no sólo desde adentro, sino reactivado como un órgano de la comunidad. Habrá, en su momento, que recuperar el Estado municipal para con él implementar políticas con contenido peronista.

- En resumen, de vuelta al ruedo bastante antes de lo que había sugerido en aquella nota que le dio a este medio después de la derrota de octubre del año pasado.

- Que yo, entre comillas, me haya visto obligado a postularme, es un síntoma de que las cosas no están bien. Los compañeros me decían que entendían mi deseo de no encabezar porque no representaría la renovación, pero creen que unifico a los sectores. Y como dato político, agregaban que la gente se acuerda de mí porque la que está en la Municipalidad es la mejor militante para mi regreso.

Comentá la nota