Rosso: "Haremos la presentación judicial en una semana"

Rosso: "Haremos la presentación judicial en una semana"
La intendenta pidió a los vecinos que aporten documentación para sumar material a la denuncia por contaminación y daños a salud contra la empresa Curtarsa. También informó que el municipio pidió a Scioli que Provincia no le renueve a la curtiembre el Certificado de Aptitud Ambiental. En varios tramos del encuentro, las casi 600 personas que asistieron aplaudieron a los representantes del Departamento Ejecutivo.
La reunión realizada hoy en la sede del Club Flandria se convirtió en un hito en la historia de la problemática ambiental y social de la localidad de Jáuregui: por primera vez un gobierno municipal admitió ante los vecinos que la empresa Curtarsa funciona fuera de la ley y que eso genera daños al medio ambiente y a la población circundante.

El encuentro comenzó a las 19, y contó con la asistencia de unas 600 personas. Los presentes escucharon las explicaciones dadas por la intendenta Graciela Rosso, acompañada por la secretaria de Gobierno, Ofelia Sendes; el subsecretario de Gobierno, Ariel Gianzone, y el asesor en temas ambientales David Iud.

La jefa comunal aseguró que en una semana el Departamento Ejecutivo presentará una denuncia penal contra la curtiembre por los serios trastornos generados como consecuencia de su actividad. La acción judicial se concretará en la Fiscalía Ambiental de Nación. Para eso, Rosso pidió a los vecinos que aporten documentación sobre los daños generados por Curtarsa: "Es importante en esta semana toda la documentación que puedan acercarnos, porque va a servir aún más para que las autoridades de la Justicia tomen una mejor determinación".

Antes de brindar esa información, la intendenta dio un panorama sobre las actuaciones llevadas a cabo desde el municipio. En principio aclaró que no existe animosidad contra Curtarsa, sino que durante el transcurso de su gestión la empresa se reiteró en una serie de transgresiones que llevaron al gobierno a determinar la clausura en marzo pasado.

"En los últimos meses nuevamente aparecieron olores y signos de contaminación que hicieron que tuviéramos que intervenir. Meses atrás mediante la clausura de un horno que no estaba habilitado, y ahora por producir sin las condiciones adecuadas por la salida de servicio de parte de su planta de producción", explicó.

Específicamente, Rosso expresó que "lo que está haciendo la empresa no es lo correcto y está violando las leyes. La empresa no cumple con las leyes vigentes, y esto impacta en la salud de nuestra comunidad. Esta empresa permanentemente expone a los trabajadores y a la comunidad a situaciones contaminantes".

Por su parte, Iud brindó precisiones técnicas sobre los monitoreos que el municipio comenzará a realizar en conjunto con Nación; mientras que Gianzone expuso las exigencias legales que ignora Curtarsa en su actividad diaria.

La primera lluvia de aplausos llegó cuando Rosso dijo que pidió al gobernador Daniel Scioli que Provincia no renueve el Certificado de Aptitud Ambiental que consiguió la curtiembre en noviembre de 2007, cuando las gestiones de Miguel Prince y Felipe Solá estaban en retirada.

"Es totalmente irregular la aprobación de ese certificado. Yo puedo recortar la habilitación de la empresa si no tiene el Certificado de Aptitud Ambiental. No queremos que Provincia le vuelva a otorgar el Certificado de Aptitud Ambiental. Tenemos que exigirles a los funcionarios que cumplan con las leyes que tienen que cumplir, y que lo piensen tres veces antes de firmar cualquier porquería. Si no hacemos la denuncia va a haber otro trasnochado que firme cualquier cosa", disparó Rosso.

También recibió el reconocimiento de los vecinos cuando se refirió al futuro de los trabajadores de la curtiembre. Un vecino preguntó cuál sería el destino de los empleados en caso de un cierre definitivo de la empresa. Rosso explicó que "transitoriamente podemos ir tomando gente en las cooperativas de trabajo que se están formando", y recordó la instalación de nuevas empresas en los parques industriales que funcionan en la zona.

Sin embargo, aclaró que "la que tiene que cumplir con los trabajadores es la empresa. Nosotros no tenemos que seguir aguantando a una empresa que contamina por el solo argumento de que si intervenimos dejamos sin trabajo a los trabajadores. Esa es una falsa opción. Los más afectados son los trabajadores, que están trabajando sin las condiciones adecuadas. Además si la empresa está produciendo en condiciones no adecuadas y nosotros clausuramos la empresa, la empresa tiene que pagarles el salario a los trabajadores".

Comentá la nota