Rossi resiste la presión pese a las encuestas y al propio gobierno

La ola de versiones que baja desde la Casa de Gobierno sobre la renuncia de Agustín Rossi a una nueva diputación nacional no encuentran eco hoy por hoy en el presidente de la bancada kirchnerista. "Me importa un pepino lo que digan los demás y también las encuestas", se desentendió ayer, cuando volvieron a arreciar los rumores.
En verdad, la postulación del ex presidente del Concejo rosarino parece acarrearles inconvenientes a la Casa Rosada y al reutemismo por cuestiones diferentes. "Los kirchneristas están haciendo todo lo posible para no malquistarse con el Lole teniendo en cuenta que puede ganar los comicios y que no les va tan mal en la instalación de la idea de que, en el fondo, luego de las elecciones podrían retomar el diálogo", comentó a La Capital un senador provincial reutemista.

La mala vibra que rodea al oficialismo de cara al 28 de junio en distritos muy importantes hace que la estrategia del ex presidente Néstor Kirchner y de sus espadas principales hacia el senador sean muy distintas a las encaradas respecto a Felipe Solá y otros dirigentes que se alejaron de la pingüinera para probar suerte con otras referencias.

"El Lole es un amigo", repite Aníbal Fernández; "Le tenemos mucho respeto", sostiene Daniel Scioli. Hasta el santacruceño hizo un laissez faire, laissez passer (dejar hacer, dejar pasar) tras escuchar que Reutemann por primera vez se golpeó el pecho: "Me encanta que tenga la estima alta". ¿Alguien imagina a Kirchner tirando ondas de paz y amor semejantes a Solá, Schiaretti o Duhalde?

Por otro lado, la permanencia de Rossi como candidato a diputado nacional esmerila cualquier intento oficialista de neutralizar a Reutemann intentando llevarlo a un redil gelatinoso tras la victoria. "Nosotros no podemos darnos el lujo de que el 29 de junio los diarios digan que «el candidato de Kirchner salió tercero» en Santa Fe. ¿Por qué no aprovechan el congreso que van a hacer y deciden que la única candidatura sea la de Lole?", lucubró como un émulo de Maquiavelo un ministro del gobierno nacional ante un referentes del reutemismo, que, rápida de reflejos, contestó: "No, bájenlo ustedes".

"Todo lo que no me mata, me fortalece", responde el Chivo, amarrándose a la célebre cita de Friedrich Nietzsche, y prometiendo que en las próximas horas dará a conocer su lista a diputado tras cerrar un acuerdo en Rosario con el cavallerismo. ¿Aceptará María Eugenia Bielsa blanquear su rechazo visceral a Reutemann y postularse a senadora del rossismo?.

Rossi fue leal con su jefe político, y eficiente con las tareas que le encomendaron, aun empalagándose de sapos. ¿Se lo reconocerá la Rosada a la hora de bancar su candidatura a diputado nacional?

Comentá la nota