Rossi desafía a peronistas a debatir sobre coherencia

Sin nombrarlos, el legislador nacional habla de Reutemann y Obeid. “Que me expliquen, desde el peronismo, por qué no hay que apoyar al gobierno nacional”, reclama. Niega que el gobierno nacional se haya propuesto una mayor intervención estatal en el comercio de granos.
“A mí me cuesta entender que no se apoye al gobierno justicialista, siendo justicialista. ¿Qué bandera del peronismo traicionó este gobierno? ¿Qué principio, de los nuestros, violentó? Que me lo expliquen desde el peronismo”, dice Agustín Rossi, luego de un acto de su sector que reunió a militantes de toda la provincia.

El jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria enfrenta una pregunta de El Litoral sobre las deserciones en el peronismo con su estilo habitual: sin alterarse, pero con un tono firme.

“Si hay una lista de consenso en el PJ, estaremos allí. Si no hay acuerdo, habrá internas y si otros se van, será su decisión”, define. Dice que para su sector es determinante asumir públicamente el apoyo del peronismo de Santa Fe al gobierno nacional.

“Nosotros queremos que el peronismo de Santa Fe integre el FPV y defienda las políticas nacionales pero por sobre todas las cosas que el peronismo de Santa Fe participe de las políticas del gobierno nacional. Nuestra postura es transparente y decidida”, señala.

De inmediato desafía: “¿Por qué no apoyar a este gobierno, si se es justicialista, si es este el gobierno que generó 3,3 millones de empleos y bajó la desocupación del 25 a 7% y aumentó la participación de los trabajadores en la distribución del ingreso y produjo la serie de crecimiento económico constante más exitosa de los últimos 70 años”, argumenta y dispara: “Que me expliquen desde el peronismo por qué no seguir apoyando a este gobierno nacional. Por supuesto que desde otras ideas yo entiendo que se diga que no hay que apoyarlo, pero que alguien me explique desde el peronismo por qué no apoyarlo...”, reta.

La Nación en la provincia

—¿Santa Fe es un distrito hostil para el gobierno nacional?

— No creo que sea así. La performance del gobierno en la provincia no es distinta de la media en la Nación. Sin dejar de reconocer que es una de las provincias en la que la crisis que causó el conflicto agropecuario más impacto tuvo. Pero no creo en eso, como no creo en esa idea de que no se pueda hacer campaña en la provincia defendiendo al gobierno nacional. En muchos lugares de la provincia el gobierno es bien ponderado. Cristina estuvo en Rosario la semana pasada y fue un paso muy positivo. Tuvo una buena recepción en los lugares que visitó. Y lo mismo cuando fue a la industria del limón en Arroyo Seco, fue muy buena la comunicación con la gente. E insisto, no por eso dejo de reconocer el desgaste que ha significado el conflicto con el sector agropecuario, pero por lo que dicen las encuestas la performance del gobierno es más o menos similar al promedio que tiene en todo el país.

—¿El conflicto tiene salida? Parece que siempre hay algo para trabarlo.

— Me parece, estoy convencido, propicio y trabajo, para que entendamos que la Argentina no tolera un escenario de confrontación. Toda acción que nos aleje de ese escenario debe ser preservada y defendida por todos. Por eso me pareció muy bien y elogié la decisión de la Mesa de Enlace de levantar el paro y lo mismo la reunión que tuvo lugar y la que se efectuará mañana (por hoy). Se avanzó en términos concretos sobre carne, trigo y economías regionales. Me parece que fue una buena reunión.

— Sin embargo a poco de esta reunión, aparece la idea de aumentar la intervención del comercio de granos.

— Que se hagan cargo los que publicaron la versión...

—¿Esto no forma parte de la agenda del gobierno?

— A mí nadie me ha informado que forme parte de la agenda del gobierno. Hay dos proyectos en la Cámara de Diputados (de la Nación) que están desde hace tiempo y han presentado los diputados Cantero y Macalusse. Lo que hay es una versión periodística que no ha sido confirmada por el gobierno.

— ¿No hay decisión del bloque que usted conduce de apurar el proyecto de Cantero?

— No para nada. No lo tengo en la agenda inmediata. Está en la agenda ordinaria (de la Cámara, no del bloque). No tengo ninguna decisión como para acelerar el tratamiento ni nada que se le parezca. Lo que hay que poner es las cosas en su lugar: esto puede ser una versión y se opinó sobre la base de una versión periodística... Si esto puede o no ser en el futuro, bueno hay que verlo, hay que analizarlo y saber que el mundo cambia tanto y tan fuertemente... quién hubiera imaginado que el gobierno federal de los Estados Unidos hubiese estatizado el 45% del Citigroup.

Esto hay que incorporarlo al análisis: todos pensamos que era un paso a adelante, tanto el gobierno como la Mesa de Enlace. Al otro día hubo un remedo de audiencia en el Congreso de la Nación en donde toda la oposición parecía disconforme con la posibilidad de un acuerdo entre gobierno y campo. A eso también hay que decirlo con claridad. A la oposición le conviene, en términos políticos, ese conflicto. Ellos piensan que aumenta sus posibilidades de desarrollo electoral en medio de ese conflicto. Más que una audiencia pública, fue un acto. No tuvo nada que ver ni con el mecanismo ni con el funcionamiento de una audiencia pública.

El ministro Randazzo dijo algo importante: una cosa es cuando los dirigentes de la Mesa de Enlace vienen como representantes de los productores y otra cuando politizan y partidizan el reclamo sectorial.

“La Nación coparticipa como manda la ley”

- Ud. cree que la Nación coparticipa bien.

- Por supuesto. La presidenta lo ha dicho con absoluta claridad. Cuando dio los valores en términos absolutos. Pasamos de 807 millones en el año 2002 a 4.673 en 2008. En 2002, aquella cifra representaba el 29% del presupuesto general de la provincia de Santa Fe (que era de 2.785 millones). Hoy la coparticipación es el 40%, en realidad el 39%, de su presupuesto. A Ud. no le parece que se coparticipa bien. Que se coparticipa mejor que en años anteriores. No sólo aumenta en valores absolutos, sino en su incidencia en el presupuesto. Me parece que es algo que hay que decir. Y después, si el gobierno de la provincia considera que en el año 2002 ó 2006, se liquidó mal o que en lugar de 4.673 deberían ser 4.700 es otra la discusión. Y tiene la potestad del reclamo administrativo, pero lo que no se puede decir es que no se coparticipa bien. Se cumple con la ley porque coparticipamos por arriba del 34% de todos los ingresos tributarios, y se cumple a rajatablas y más

— La oposición dice que no es así.

— La oposición cuenta mal porque su cálculo incluye los recursos de origen previsional y sólo hay que incluir los tributarios: Impuesto a las Ganancias, IVA, Impuesto al Cheque y derechos de importación y exportación. Eso es lo que dice la ley. Además no sólo hemos aumentado en términos nominales sino en términos del presupuesto provincial, porque creció un 10%.

— Pero eso también puede querer decir que la provincia no actualizó sus impuestos. No hubo reforma fiscal.

— No hubo ningún aumento de impuestos. No se subió IVA, ni Ganancias, ni la alícuota del Impuesto al Cheque. Al contrario, se la bajó. Pongamos la discusión en su verdadera magnitud. E insisto: esto no significa que no se puedan hacer reclamos por liquidaciones incorrectas. Se transmite una versión errónea a la sociedad, se dice que la nación no coparticipa bien y no es así. Y hablamos sólo de la coparticipación automática. Porque no hablamos de lo que llega por incentivo docente, por obras públicas, por otras transferencias directas.

Teoría del clavo

El jefe del bloque K en Diputados dijo a El Litoral que no piensa ocupar ningún cargo en el Ejecutivo. Bromeó sobre la teoría del clavo sin cabeza (que se quita hacia arriba, con otro clavo) y advirtió que quienes se la aplican (y lo imaginan en el Gabinete de Cristina, fuera de la interna del PJ y la elección de octubre) son “los que no quieren que yo siga haciendo política en la provincia”. Tras reiterar que su sector pretende “protagonizar el proceso político provincial” comparó: “Nosotros no nos vamos a ir”.

Comentá la nota